16 canciones, 1 hora 11 minutos

NOTAS DE LOS EDITORES

Antes de convertirse en J.Lo, Jennifer Lopez era una chica del Bronx que daba sus primeros pasos como actriz. Y aunque entonces era famosa por haber interpretado a Selena, nunca había pisado un estudio de grabación hasta que comenzó a trabajar en su álbum debut. “Todo era nuevo, intimidante y ¡emocionante!”, recuerda Lopez para Apple Music. “Esa era mi esencia: una simple chica que tomaba el tren número 6, tenía grandes sueños y era una romántica empedernida. Todo está ahí. Creo que los mejores discos de pop, o los mejores discos en general, son aquellos en los que alguien te entrega su corazón y su alma, y te muestra su verdadera identidad”.

Publicado en 1999, On the 6 fue parte de la imparable ola de estrellas del pop latino que conquistaron el mercado anglosajón con canciones en inglés, desde Ricky Martin hasta Shakira y Enrique Iglesias. Tommy Mottola, entonces presidente de Sony Music, tuvo una influencia decisiva en el resultado final. “Nací en el Bronx”, explica Lopez, “pero apenas hablaba español. Todavía me cuesta. La gente empezaba a aceptar a los artistas latinos como grandes talentos. Fue un momento revolucionario”. En “No Me Ames” canta a dúo con el que sería su futuro esposo Marc Anthony, y con el primer sencillo del disco “If You Had My Love”, producido por Rodney Jerkins con detalles de guitarras latinas, consiguió su primer número 1. Pero el momento multicultural más memorable del disco fue con un éxito totalmente inesperado. “Nunca sonó como sencillo, pero para mí ‘Let’s Get Loud’ es la canción que más brilla”, dice Lopez. “Cuando la canto en cualquier estadio del mundo, la gente se sigue volviendo loca”.

Después llegarían películas más taquilleras y hits mayores, pero más allá de su éxito inmediato y su influencia, el mayor logro de On the 6 podría ser la forma en la que permitió a Lopez mantener un equilibrio impecable entre sus dos carreras, algo que muy pocas estrellas logran alcanzar. “Es lo que siempre quise hacer y fui dejando atrás a quienes no remaban en la misma dirección”, explica. “Se trata de no dejar que nadie te diga que no puedes hacer algo cuando en el fondo de tu corazón sabes que forma parte de tu esencia”. 

NOTAS DE LOS EDITORES

Antes de convertirse en J.Lo, Jennifer Lopez era una chica del Bronx que daba sus primeros pasos como actriz. Y aunque entonces era famosa por haber interpretado a Selena, nunca había pisado un estudio de grabación hasta que comenzó a trabajar en su álbum debut. “Todo era nuevo, intimidante y ¡emocionante!”, recuerda Lopez para Apple Music. “Esa era mi esencia: una simple chica que tomaba el tren número 6, tenía grandes sueños y era una romántica empedernida. Todo está ahí. Creo que los mejores discos de pop, o los mejores discos en general, son aquellos en los que alguien te entrega su corazón y su alma, y te muestra su verdadera identidad”.

Publicado en 1999, On the 6 fue parte de la imparable ola de estrellas del pop latino que conquistaron el mercado anglosajón con canciones en inglés, desde Ricky Martin hasta Shakira y Enrique Iglesias. Tommy Mottola, entonces presidente de Sony Music, tuvo una influencia decisiva en el resultado final. “Nací en el Bronx”, explica Lopez, “pero apenas hablaba español. Todavía me cuesta. La gente empezaba a aceptar a los artistas latinos como grandes talentos. Fue un momento revolucionario”. En “No Me Ames” canta a dúo con el que sería su futuro esposo Marc Anthony, y con el primer sencillo del disco “If You Had My Love”, producido por Rodney Jerkins con detalles de guitarras latinas, consiguió su primer número 1. Pero el momento multicultural más memorable del disco fue con un éxito totalmente inesperado. “Nunca sonó como sencillo, pero para mí ‘Let’s Get Loud’ es la canción que más brilla”, dice Lopez. “Cuando la canto en cualquier estadio del mundo, la gente se sigue volviendo loca”.

Después llegarían películas más taquilleras y hits mayores, pero más allá de su éxito inmediato y su influencia, el mayor logro de On the 6 podría ser la forma en la que permitió a Lopez mantener un equilibrio impecable entre sus dos carreras, algo que muy pocas estrellas logran alcanzar. “Es lo que siempre quise hacer y fui dejando atrás a quienes no remaban en la misma dirección”, explica. “Se trata de no dejar que nadie te diga que no puedes hacer algo cuando en el fondo de tu corazón sabes que forma parte de tu esencia”. 

TÍTULO DURACIÓN

Más de Jennifer Lopez

Quizás te interese