15 canciones, 48 minutos

NOTAS DE LOS EDITORES

El tercer álbum de Kesha, Rainbow, fue publicado en 2017 con una carga a sus espaldas muy superior a la que debería exigírsele a un disco de pop. Fue su primer proyecto tras su aireada disputa legal con su exproductor, Dr. Luke, cuyas secuelas fueron un monumental caos legal y un álbum que, anunciado como una valiente y catártica declaración de intenciones, poco tenía que ver con el pop bailable y despreocupado con el que la artista había logrado hacerse un nombre. Dos años después, las quince descaradas y estilísticamente variadas canciones que componen High Road son el resultado de haberse quitado gran parte de ese peso de encima. “Intenté hacerlo todo con la menor presión posible, porque siento que toda mi carrera ha sido hasta ahora una especie de carrera contrarreloj”, le cuenta a Apple Music. “No sabía exactamente qué estilo o qué sonido buscaba en este disco, lo único que quise fue no ponerme una fecha de entrega y ver qué pasaba al permitirme algo así”. A continuación, Kesha nos habla sobre las historias detrás de algunos de sus temas favoritos de High Road.

Tonight
“Cuando empecé a trabajar en este disco, no estaba muy segura sobre cuán sincera podría ser acerca de quién soy y en qué punto de mi vida estoy. No quería huir ni restarle importancia a todo lo que me había pasado al publicar canciones sobre salir de fiesta y divertirme. Me llevó algún tiempo darme cuenta de que mi destino no es ser miserable para siempre. Esta canción es una especie de orgía de sonidos, porque parece que va a ser una balada y de repente empiezo a despotricar, algo que fue la quintaesencia de mi primer disco, pero que conscientemente quise dejar fuera de Rainbow. Este es un disco para mis fans, que permanecieron a mi lado mientras pasaba por todo aquel caos. Quiero que sepan que he vuelto, que hoy estoy lista para pasar una noche genial. Eso es justo lo que quería para abrir el disco”.

Resentment (feat. Brian Wilson, Sturgill Simpson & Wrabel)
“Todavía no puedo creer que haya podido contar con Sturgill, Brian y Wrabel para este tema ¿Cómo sucedió? No tengo idea. Supongo que Dios o cómo quieran llamarle estuvo de mi lado. Para mí fue una alineación de ensueño, porque ni en un millón de años me habría imaginado que todos juntos íbamos a sonar tan bien. Creo que Pet Sounds es uno de los discos más influyentes de todos los tiempos. Ese álbum cambio para siempre la música pop y Brian Wilson siempre encabezó mi lista de colaboradores de ensueño. No estaba segura de si a él le gustaría participar en un tema más animado o más tranquilo, pero finalmente se decidió por este. El simple hecho de que sepa que existo como ser humano ya me parece una locura. A Sturgill lo recogí y prácticamente secuestré ese mismo día. Metió su guitarra en mi auto y me lo llevé a ver Lords of Chaos, la película sobre el black metal noruego. Es un tipo bastante inescrutable, así que no sé si lo traumaticé por completo llevándolo a ver aquella película cargada de sangre y tripas. Creo que el mayor cumplido que un artista le puede hacer a otro es colaborar con él, es una muestra de respeto mutuo”.

My Own Dance
“Esta fue la primera canción pop que compuse para High Road. En ella básicamente me hablo a mí misma y me cuento las expectativas que tengo sobre este disco, las que creo que tiene la gente y la aprehensión que me produce componer y grabar una canción pop. ¿Por qué privarme a mí misma de algo que me gusta tanto? Si eso me convierte en una vieja cursi, por supuesto que me apunto, y me da absolutamente igual porque estoy haciendo lo que me hace feliz. No voy a intentar ser popular si eso significa que no puedo escribir música pop”.

High Road
“Obviamente, esta tiene un doble sentido. Creo que después de sacar ‘Praying’ la gente esperaba que me convirtiera en una santurrona y tomara el buen camino, pero esto dice precisamente lo contrario: habla de cómo me molestaba antes que la gente hablara mal de mí o se metiera en mi vida, sobre todo en esta cultura en la que todo el mundo está dispuesto a crucificarte en cuanto dices algo inapropiado. Digo, ‘¿Sabes? Voy a drogarme y me voy a reír de todo esto, porque es sencillamente ridículo’. Todas estas historias solían generarme muchísima ansiedad, pero ya estoy en el punto en el que me puedo sentar, fumar algo de hierba, reírme un poco y no perder ni un segundo con las tonterías que pueda decir la gente”.

Father Daughter Dance
“Nunca me había sentado a escribir una canción sobre lo que significó para mí crecer sin un padre. En ese momento me encontraba con gente que me conocía bien y con la que me sentía muy cómoda y la canción simplemente empezó a fluir de mi boca. Eso abrió una especie de portal a mi inconsciente, porque yo ni siquiera sabía que albergaba todos esos sentimientos al respecto. Escribir sobre algo así es un poco vergonzoso y te hace sentir muy vulnerable, porque ahí hay vergüenza, culpa, tristeza, resentimiento… Un montón de preguntas que están escondidas en tu cabeza cuando creces en mi situación. No tenía intención de meterla en el disco, pero se la puse a un par de personas y ellas me insistieron en que ser una mujer fuerte no significa que tengas que ser fuerte todo el tiempo. No quiero restarle ningún mérito a mi madre ni a la forma en la que me crio, porque siempre he sentido muchísimo respeto por las madres solteras que deciden criar a sus hijos e hijas sin un hombre a su lado”.

Raising Hell (feat. Big Freedia)
“Conocí a Big Freedia en uno de los cruceros que organicé hace algún tiempo. Nunca había estado en uno y de repente, me vi metida en aquella especie de festival en el océano. Montamos un escándalo tremendo, porque no teníamos ningún límite de sonido ni de tiempo. Todo el mundo se lo estaba pasando como nunca, pero al mismo tiempo estaban cuidando los unos de los otros y siendo ellos mismos al 100%. Había gente quitándose la ropa y quedando desnuda. Fue como estar en una pequeña isla mágica durante cuatro días. Después de ver la actuación de Big Freedia quise colaborar con ella, porque me pareció muy inspiradora. Espiritualmente hablando, no debería haber exclusivas. No tendrías por qué cumplir ningún tipo de requisito sobre amar o no amar a personas de un determinado género para poder entrar al cielo o lograr la felicidad eterna. En mi caso, yo hallo la salvación a través de la compañía, apoyando a la gente que es positiva y viviendo la vida con cariño. Lo cual no significa que no te puedas desnudar, emborracharte y tener una fiesta salvaje. Crecí muy desconectada de todo el rollo espiritual y religioso. Lo único que quería con este tema era ofrecer una especie de reconocimiento a aquel crucero, porque lo pasé de maravilla”.

NOTAS DE LOS EDITORES

El tercer álbum de Kesha, Rainbow, fue publicado en 2017 con una carga a sus espaldas muy superior a la que debería exigírsele a un disco de pop. Fue su primer proyecto tras su aireada disputa legal con su exproductor, Dr. Luke, cuyas secuelas fueron un monumental caos legal y un álbum que, anunciado como una valiente y catártica declaración de intenciones, poco tenía que ver con el pop bailable y despreocupado con el que la artista había logrado hacerse un nombre. Dos años después, las quince descaradas y estilísticamente variadas canciones que componen High Road son el resultado de haberse quitado gran parte de ese peso de encima. “Intenté hacerlo todo con la menor presión posible, porque siento que toda mi carrera ha sido hasta ahora una especie de carrera contrarreloj”, le cuenta a Apple Music. “No sabía exactamente qué estilo o qué sonido buscaba en este disco, lo único que quise fue no ponerme una fecha de entrega y ver qué pasaba al permitirme algo así”. A continuación, Kesha nos habla sobre las historias detrás de algunos de sus temas favoritos de High Road.

Tonight
“Cuando empecé a trabajar en este disco, no estaba muy segura sobre cuán sincera podría ser acerca de quién soy y en qué punto de mi vida estoy. No quería huir ni restarle importancia a todo lo que me había pasado al publicar canciones sobre salir de fiesta y divertirme. Me llevó algún tiempo darme cuenta de que mi destino no es ser miserable para siempre. Esta canción es una especie de orgía de sonidos, porque parece que va a ser una balada y de repente empiezo a despotricar, algo que fue la quintaesencia de mi primer disco, pero que conscientemente quise dejar fuera de Rainbow. Este es un disco para mis fans, que permanecieron a mi lado mientras pasaba por todo aquel caos. Quiero que sepan que he vuelto, que hoy estoy lista para pasar una noche genial. Eso es justo lo que quería para abrir el disco”.

Resentment (feat. Brian Wilson, Sturgill Simpson & Wrabel)
“Todavía no puedo creer que haya podido contar con Sturgill, Brian y Wrabel para este tema ¿Cómo sucedió? No tengo idea. Supongo que Dios o cómo quieran llamarle estuvo de mi lado. Para mí fue una alineación de ensueño, porque ni en un millón de años me habría imaginado que todos juntos íbamos a sonar tan bien. Creo que Pet Sounds es uno de los discos más influyentes de todos los tiempos. Ese álbum cambio para siempre la música pop y Brian Wilson siempre encabezó mi lista de colaboradores de ensueño. No estaba segura de si a él le gustaría participar en un tema más animado o más tranquilo, pero finalmente se decidió por este. El simple hecho de que sepa que existo como ser humano ya me parece una locura. A Sturgill lo recogí y prácticamente secuestré ese mismo día. Metió su guitarra en mi auto y me lo llevé a ver Lords of Chaos, la película sobre el black metal noruego. Es un tipo bastante inescrutable, así que no sé si lo traumaticé por completo llevándolo a ver aquella película cargada de sangre y tripas. Creo que el mayor cumplido que un artista le puede hacer a otro es colaborar con él, es una muestra de respeto mutuo”.

My Own Dance
“Esta fue la primera canción pop que compuse para High Road. En ella básicamente me hablo a mí misma y me cuento las expectativas que tengo sobre este disco, las que creo que tiene la gente y la aprehensión que me produce componer y grabar una canción pop. ¿Por qué privarme a mí misma de algo que me gusta tanto? Si eso me convierte en una vieja cursi, por supuesto que me apunto, y me da absolutamente igual porque estoy haciendo lo que me hace feliz. No voy a intentar ser popular si eso significa que no puedo escribir música pop”.

High Road
“Obviamente, esta tiene un doble sentido. Creo que después de sacar ‘Praying’ la gente esperaba que me convirtiera en una santurrona y tomara el buen camino, pero esto dice precisamente lo contrario: habla de cómo me molestaba antes que la gente hablara mal de mí o se metiera en mi vida, sobre todo en esta cultura en la que todo el mundo está dispuesto a crucificarte en cuanto dices algo inapropiado. Digo, ‘¿Sabes? Voy a drogarme y me voy a reír de todo esto, porque es sencillamente ridículo’. Todas estas historias solían generarme muchísima ansiedad, pero ya estoy en el punto en el que me puedo sentar, fumar algo de hierba, reírme un poco y no perder ni un segundo con las tonterías que pueda decir la gente”.

Father Daughter Dance
“Nunca me había sentado a escribir una canción sobre lo que significó para mí crecer sin un padre. En ese momento me encontraba con gente que me conocía bien y con la que me sentía muy cómoda y la canción simplemente empezó a fluir de mi boca. Eso abrió una especie de portal a mi inconsciente, porque yo ni siquiera sabía que albergaba todos esos sentimientos al respecto. Escribir sobre algo así es un poco vergonzoso y te hace sentir muy vulnerable, porque ahí hay vergüenza, culpa, tristeza, resentimiento… Un montón de preguntas que están escondidas en tu cabeza cuando creces en mi situación. No tenía intención de meterla en el disco, pero se la puse a un par de personas y ellas me insistieron en que ser una mujer fuerte no significa que tengas que ser fuerte todo el tiempo. No quiero restarle ningún mérito a mi madre ni a la forma en la que me crio, porque siempre he sentido muchísimo respeto por las madres solteras que deciden criar a sus hijos e hijas sin un hombre a su lado”.

Raising Hell (feat. Big Freedia)
“Conocí a Big Freedia en uno de los cruceros que organicé hace algún tiempo. Nunca había estado en uno y de repente, me vi metida en aquella especie de festival en el océano. Montamos un escándalo tremendo, porque no teníamos ningún límite de sonido ni de tiempo. Todo el mundo se lo estaba pasando como nunca, pero al mismo tiempo estaban cuidando los unos de los otros y siendo ellos mismos al 100%. Había gente quitándose la ropa y quedando desnuda. Fue como estar en una pequeña isla mágica durante cuatro días. Después de ver la actuación de Big Freedia quise colaborar con ella, porque me pareció muy inspiradora. Espiritualmente hablando, no debería haber exclusivas. No tendrías por qué cumplir ningún tipo de requisito sobre amar o no amar a personas de un determinado género para poder entrar al cielo o lograr la felicidad eterna. En mi caso, yo hallo la salvación a través de la compañía, apoyando a la gente que es positiva y viviendo la vida con cariño. Lo cual no significa que no te puedas desnudar, emborracharte y tener una fiesta salvaje. Crecí muy desconectada de todo el rollo espiritual y religioso. Lo único que quería con este tema era ofrecer una especie de reconocimiento a aquel crucero, porque lo pasé de maravilla”.

TÍTULO DURACIÓN

Más de Kesha