11 canciones, 45 minutos

NOTAS DE LOS EDITORES

El octavo álbum de estudio de The Black Keys arranca en modo diesel, con misterioso eco analógico, una línea de bajo soulera y el letal solo de guitarra de “Weight of Love”. Los casi siete minutos de canción nos recuerdan el camino recorrido por el dúo de Akron desde el brillante, deshilachado rock de garage que los puso en el mapa a comienzos de la década pasada. De nuevo con la ayuda de Danger Mouse en la producción (como viene siendo habitual desde Brothers en 2010), Turn Blue es una caja de sorpresas en la que todo parece posible. El álbum se mueve entre el disco futurista enérgico y febril (“Bullet in the Brain”, “Year in Review”) y pedazos de rock emocionante con protagonismo de los sintetizadores (“10 Lovers”, “Fever”). Y sin embargo Turn Blue mantiene su unidad gracias a las ardientes canciones de Dan Auerbach, una atmósfera espectral y amenazadora, y la fuerza inagotable del blues.

NOTAS DE LOS EDITORES

El octavo álbum de estudio de The Black Keys arranca en modo diesel, con misterioso eco analógico, una línea de bajo soulera y el letal solo de guitarra de “Weight of Love”. Los casi siete minutos de canción nos recuerdan el camino recorrido por el dúo de Akron desde el brillante, deshilachado rock de garage que los puso en el mapa a comienzos de la década pasada. De nuevo con la ayuda de Danger Mouse en la producción (como viene siendo habitual desde Brothers en 2010), Turn Blue es una caja de sorpresas en la que todo parece posible. El álbum se mueve entre el disco futurista enérgico y febril (“Bullet in the Brain”, “Year in Review”) y pedazos de rock emocionante con protagonismo de los sintetizadores (“10 Lovers”, “Fever”). Y sin embargo Turn Blue mantiene su unidad gracias a las ardientes canciones de Dan Auerbach, una atmósfera espectral y amenazadora, y la fuerza inagotable del blues.

TÍTULO DURACIÓN

Más de The Black Keys

Quizás te interese