12 canciones, 55 minutos

NOTAS DE LOS EDITORES

La tensión entre exuberantes arreglos instrumentales y efectos electrónicos es la energía de la que se alimenta el cuarto álbum de Bonobo. La melodía de aires orientales de “Prelude” da la primera pista del expansivo horizonte del productor de downtempo británico. En “We Could Forever” se deja arrastrar por ritmos latinos. Los beats de hip-hop de “Kong” crean un fascinante juego dinámico entre texturas electrónicas y acústicas y en el collage de “Eyesdown”, Andreya Triana convierte al tema en una joya de soul moderno.

NOTAS DE LOS EDITORES

La tensión entre exuberantes arreglos instrumentales y efectos electrónicos es la energía de la que se alimenta el cuarto álbum de Bonobo. La melodía de aires orientales de “Prelude” da la primera pista del expansivo horizonte del productor de downtempo británico. En “We Could Forever” se deja arrastrar por ritmos latinos. Los beats de hip-hop de “Kong” crean un fascinante juego dinámico entre texturas electrónicas y acústicas y en el collage de “Eyesdown”, Andreya Triana convierte al tema en una joya de soul moderno.

TÍTULO DURACIÓN

Más de Bonobo

Quizás te interese