11 canciones, 47 minutos

NOTAS DE LOS EDITORES

Rammstein estaba en un punto de su carrera en el que el público ya sabía qué esperar: ritmos marciales, guitarras rugientes y la inconfundible voz rasposa de Till Lindemann. Todo con la soltura de una banda que ha pisado los estadios de medio mundo y un barniz gótico. Su cuarto álbum, basado libremente en la tragedia del vuelo 123 de Japan Airlines, oculta unas cuantas sorpresas, como el blues de carretera de “Los” o la incisiva “Amerika”, una de las pocas canciones con versos en inglés de su carrera.

NOTAS DE LOS EDITORES

Rammstein estaba en un punto de su carrera en el que el público ya sabía qué esperar: ritmos marciales, guitarras rugientes y la inconfundible voz rasposa de Till Lindemann. Todo con la soltura de una banda que ha pisado los estadios de medio mundo y un barniz gótico. Su cuarto álbum, basado libremente en la tragedia del vuelo 123 de Japan Airlines, oculta unas cuantas sorpresas, como el blues de carretera de “Los” o la incisiva “Amerika”, una de las pocas canciones con versos en inglés de su carrera.

TÍTULO DURACIÓN

Más de Rammstein