11 canciones, 37 minutos

NOTAS DE LOS EDITORES

Conversando sobre Al chile con Apple Music, Lila Downs habla del “vicio de bailar” y lo define como un disco pensado “de la cintura para abajo”. “El chile es ese factor mágico que nos hace bien mexicanos”, explica. “Es muy picoso, te hace sufrir un poco, o bastante, y también es muy sabroso. No se puede vivir sin chile”. Con ayuda de la luminosa producción de Camilo Lara (Instituto Mexicano del Sonido), Downs funde diversas tradiciones musicales latinoamericanas, desde la cumbia hasta el bolero, en canciones de rotundo sonido contemporáneo y una visión lírica tan personal como siempre. La heterodoxa lista de colaboradores, que va de Norah Jones al grupo Costa Azul, refuerza el espíritu universal de un disco que parte de las raíces para hablar sobre el presente. Tras el aire nocturno y los temas abiertamente políticos de Salón, lágrimas y deseo, Al chile es una invitación al baile y un canto al amor, la fiesta, la lucha y el espíritu de supervivencia. Lila nos cuenta las historias detrás de sus canciones.


Las marmotas
“Es un tema inspirado por la Guelaguetza en Oaxaca, que es la máxima feria del folclor en el sur de México. En ese entonces, el director de una banda llamada Tierra Mojada que tocaba con nosotros fue asesinado. La letra tiene mucho que ver con la violencia y con este punto difícil en el que estamos viviendo en México. Trato de ser optimista y de tener la idea de que somos libres como el águila en la letra. Dice ‘podría ser muy cruel si yo quisiera, podría ser ejemplo de maldad’, o podría vengarme, porque esto es muy característico en la violencia. Y en cambio, soy águila”.


La campanera
“Fue una gran sugerencia de Camilo Lara y yo, la verdad, le tenía miedo porque decía ‘bueno, es muy regionalista, de esa región de donde es Aniceto Molina, de Colombia,’ y dije ‘no, esto es bien colombiano: cámbiale la letra y a ver qué hacemos, es buenísima esa canción’. Entonces ahora tiene una variación sobre la región de Oaxaca. Creo que quedó lindísima y que vamos a hacer, quizás, un remix con el Gran Silencio, con Celso Piña… Ahí veremos”.


Cariñito
“La sugirió una amiga del equipo que se llama Maite. Yo conocía la canción de Ray Barretto y su versión me encantaba. El reto era hacer algo distinto y algo nuevo”.


Dear Someone
“Es un tema que escogió Norah Jones para cantar y la letra es muy acertada porque habla un poco de la inmigración, de la nostalgia y de tener que salir y buscar en el mundo otra vida. Cantar con ella fue un regalo, un privilegio. Es muy perfeccionista. Pasé el día con ella en el estudio de grabación en Brooklyn. Es mamá reciente y habla de eso, de la vida. Fue lindo conocerla, con una historia completa de familia. Es una persona muy reservada y muy dedicada a la pureza de la música”.


Clandestino
“Le pedimos permiso a Manu Chao para poderla grabar. Creo que ya la escuchó porque pidió oírla. Es un tema que nos llega a todos, en Latinoamérica tuvo un auge muy fuerte porque también resonó en un momento en el que la migración era un tema de debate político y para mí es importante siempre humanizar: hablar de esto, cantarlo, decirlo. Siempre va a ser un tema importante para mí”.


Dos botellas de mezcal
“Me encanta ese tema porque es sobre la muerte y el mezcal. Son esas cosas tan drásticas de nuestra personalidad. En México está el gusto por la vida y luego, cuando yo me muera, es lo que quiero que ustedes hagan. Me recuerda a mi madre porque así es ella. Vive al día, nunca ahorra ni un peso. Se lo gasta todo, pero siempre disfrutas con ella”.


La sanmarqueña
“Es un gran tema de la costa y este disco está muy inspirado por las bandas de chile frito, así se le dice a un tipo de banda costeña de Guerrero y Oaxaca. Tienen una dotación de saxofón, trompeta, clarinete y caja. Eso inspiró el son del chile. La canción es muy particular de toda esa zona de la costa”.


Sé feliz
“Es una canción que sugirió Camilo Lara, es de Descemer Bueno. Es un tema muy melancólico porque te dice que seas feliz, pero al mismo tiempo sientes una constante melancolía. No sé qué pasa cuando recuerdas la felicidad. Es como ese tema brasileño que dice ‘tristeza não tem fim, felicidade sim’ [‘A felicidade’ de Antônio Carlos Jobim]. Es ese dulce amargo, como el chile”.


El son del chile frito
“Empecé a buscar la variedad de chiles y sigo leyendo de chile, me mandan libros de chile. Es increíble. Estoy escribiendo algo sobre el chile también, porque me apasiona, me encanta saber cómo se va desarrollando. Porque la manera de cocinarlos y de buscar las variedades va cambiando a través de los años. Es fascinante”.


Caminos de la vida
“Es un gran tema del que han hecho algunos covers, pero en realidad no se ha hecho tanto porque el tema original de la Tropa Vallenata fue tan llegador. En realidad, no me atrevía, pero lo empecé a cantar, probé un poco a ver si se hallaba conmigo la canción. Camilo sugirió que hiciera un verso en mixteco y mi madre me ayudó a traducirlo. Habla mucho de la mamá. Es un tema muy sentimental”.


La llorona
“En esta ocasión estoy cantándola con una banda zapoteca del istmo, de Juchitán, que es una región en donde se arraiga mucho ese tema en particular y se inventan versos que se inspiran en la cultura de las mujeres zapotecas. Poder cantar con ellos fue una experiencia muy difícil porque acababa de pasar el temblor hacía seis meses. Todas las casas deshechas, todo como si estuviera en guerra. Y a pesar de eso, es una gente guerrera. Fue un sueño hecho realidad. Además, canto en zapoteco. Fue de los primeros lugares que me invitó a cantar y me sentí muy respetada como artista porque tienen una sensibilidad única hacia el arte”.

NOTAS DE LOS EDITORES

Conversando sobre Al chile con Apple Music, Lila Downs habla del “vicio de bailar” y lo define como un disco pensado “de la cintura para abajo”. “El chile es ese factor mágico que nos hace bien mexicanos”, explica. “Es muy picoso, te hace sufrir un poco, o bastante, y también es muy sabroso. No se puede vivir sin chile”. Con ayuda de la luminosa producción de Camilo Lara (Instituto Mexicano del Sonido), Downs funde diversas tradiciones musicales latinoamericanas, desde la cumbia hasta el bolero, en canciones de rotundo sonido contemporáneo y una visión lírica tan personal como siempre. La heterodoxa lista de colaboradores, que va de Norah Jones al grupo Costa Azul, refuerza el espíritu universal de un disco que parte de las raíces para hablar sobre el presente. Tras el aire nocturno y los temas abiertamente políticos de Salón, lágrimas y deseo, Al chile es una invitación al baile y un canto al amor, la fiesta, la lucha y el espíritu de supervivencia. Lila nos cuenta las historias detrás de sus canciones.


Las marmotas
“Es un tema inspirado por la Guelaguetza en Oaxaca, que es la máxima feria del folclor en el sur de México. En ese entonces, el director de una banda llamada Tierra Mojada que tocaba con nosotros fue asesinado. La letra tiene mucho que ver con la violencia y con este punto difícil en el que estamos viviendo en México. Trato de ser optimista y de tener la idea de que somos libres como el águila en la letra. Dice ‘podría ser muy cruel si yo quisiera, podría ser ejemplo de maldad’, o podría vengarme, porque esto es muy característico en la violencia. Y en cambio, soy águila”.


La campanera
“Fue una gran sugerencia de Camilo Lara y yo, la verdad, le tenía miedo porque decía ‘bueno, es muy regionalista, de esa región de donde es Aniceto Molina, de Colombia,’ y dije ‘no, esto es bien colombiano: cámbiale la letra y a ver qué hacemos, es buenísima esa canción’. Entonces ahora tiene una variación sobre la región de Oaxaca. Creo que quedó lindísima y que vamos a hacer, quizás, un remix con el Gran Silencio, con Celso Piña… Ahí veremos”.


Cariñito
“La sugirió una amiga del equipo que se llama Maite. Yo conocía la canción de Ray Barretto y su versión me encantaba. El reto era hacer algo distinto y algo nuevo”.


Dear Someone
“Es un tema que escogió Norah Jones para cantar y la letra es muy acertada porque habla un poco de la inmigración, de la nostalgia y de tener que salir y buscar en el mundo otra vida. Cantar con ella fue un regalo, un privilegio. Es muy perfeccionista. Pasé el día con ella en el estudio de grabación en Brooklyn. Es mamá reciente y habla de eso, de la vida. Fue lindo conocerla, con una historia completa de familia. Es una persona muy reservada y muy dedicada a la pureza de la música”.


Clandestino
“Le pedimos permiso a Manu Chao para poderla grabar. Creo que ya la escuchó porque pidió oírla. Es un tema que nos llega a todos, en Latinoamérica tuvo un auge muy fuerte porque también resonó en un momento en el que la migración era un tema de debate político y para mí es importante siempre humanizar: hablar de esto, cantarlo, decirlo. Siempre va a ser un tema importante para mí”.


Dos botellas de mezcal
“Me encanta ese tema porque es sobre la muerte y el mezcal. Son esas cosas tan drásticas de nuestra personalidad. En México está el gusto por la vida y luego, cuando yo me muera, es lo que quiero que ustedes hagan. Me recuerda a mi madre porque así es ella. Vive al día, nunca ahorra ni un peso. Se lo gasta todo, pero siempre disfrutas con ella”.


La sanmarqueña
“Es un gran tema de la costa y este disco está muy inspirado por las bandas de chile frito, así se le dice a un tipo de banda costeña de Guerrero y Oaxaca. Tienen una dotación de saxofón, trompeta, clarinete y caja. Eso inspiró el son del chile. La canción es muy particular de toda esa zona de la costa”.


Sé feliz
“Es una canción que sugirió Camilo Lara, es de Descemer Bueno. Es un tema muy melancólico porque te dice que seas feliz, pero al mismo tiempo sientes una constante melancolía. No sé qué pasa cuando recuerdas la felicidad. Es como ese tema brasileño que dice ‘tristeza não tem fim, felicidade sim’ [‘A felicidade’ de Antônio Carlos Jobim]. Es ese dulce amargo, como el chile”.


El son del chile frito
“Empecé a buscar la variedad de chiles y sigo leyendo de chile, me mandan libros de chile. Es increíble. Estoy escribiendo algo sobre el chile también, porque me apasiona, me encanta saber cómo se va desarrollando. Porque la manera de cocinarlos y de buscar las variedades va cambiando a través de los años. Es fascinante”.


Caminos de la vida
“Es un gran tema del que han hecho algunos covers, pero en realidad no se ha hecho tanto porque el tema original de la Tropa Vallenata fue tan llegador. En realidad, no me atrevía, pero lo empecé a cantar, probé un poco a ver si se hallaba conmigo la canción. Camilo sugirió que hiciera un verso en mixteco y mi madre me ayudó a traducirlo. Habla mucho de la mamá. Es un tema muy sentimental”.


La llorona
“En esta ocasión estoy cantándola con una banda zapoteca del istmo, de Juchitán, que es una región en donde se arraiga mucho ese tema en particular y se inventan versos que se inspiran en la cultura de las mujeres zapotecas. Poder cantar con ellos fue una experiencia muy difícil porque acababa de pasar el temblor hacía seis meses. Todas las casas deshechas, todo como si estuviera en guerra. Y a pesar de eso, es una gente guerrera. Fue un sueño hecho realidad. Además, canto en zapoteco. Fue de los primeros lugares que me invitó a cantar y me sentí muy respetada como artista porque tienen una sensibilidad única hacia el arte”.

TÍTULO DURACIÓN

Más de Lila Downs