17 canciones, 51 minutos

NOTAS EDITORIALES

"Justin Bieber lanzó su álbum debut My World 2.0 en 2010, cuando era un tímido YouTuber de 16 años con el magnetismo de un ídolo adolescente y un abundante flequillo lateral. La década transcurrida desde entonces ha puesto la vida del cantante patas arriba. “He crecido delante de todo el mundo”, cuenta a Apple Music. Su afirmación suena a eufemismo si tenemos en cuenta que es Bieber quien ha ayudado a dar forma a ese mundo cruzando géneros, fronteras y barreras lingüísticas mucho antes de que el pop moderno adoptara esas prácticas como habituales. A principios de 2019, el canadiense llegaba a un punto crítico, declarando que dejaba la música durante un tiempo para resolver problemas profundamente arraigados y concentrarse en ser un marido mejor para Hailey Baldwin, la mujer con la que acababa de casarse. Su quinto álbum, Changes, es una confesión abierta en la que Bieber rinde homenaje a su esposa y celebra su fe describiendo el bálsamo espiritual que ha encontrado en estos dos pilares vitales.

El disco, producido en su mayor parte por su colaborador habitual Jason “Poor Bear” Boyd, además de marcar el final de la era de playboy rebelde y maximalista del pop, señala el inicio de una vida más estable y equilibrada. “Nunca pensé que fuese capaz de ser leal a alguien que no fuera yo”, canta Bieber en “All Around Me”, la canción con la que abre el álbum prometiendo comodidades y compromiso al abrigo de unos delicados arreglos de cuerda. “Confirmation” es una balada sostenida por un sutil teclado en la que Bieber canta a la importancia de pisar el freno y sentir el presente. “So quick to move forward, no pressure/And we got the rest, got the rest, got the rest of our lives” (Adelante en un suspiro, sin presión/Y tenemos el resto, el resto, el resto de nuestras vidas). Aunque con guiños al R&B de su pasado en “Yummy” y en “Intentions” (con Quavo), Changes es un disco esencialmente acústico, romántico y espiritual.

Recuperar la claridad de ideas y la confianza en sí mismo no ha sido tarea fácil. “Estaba lidiando con un montón de miedos”, dice Bieber. “¿De qué voy a hablar ahora? ¿Cómo van a recibirlo?”. El punto de inflexión llegó con su actuación como invitado sorpresa de Ariana Grande en el festival de Coachella en 2019. “Vi la reacción de la gente al salir al escenario. Me dio un subidón de confianza y me hizo recordar que ‘Esto es lo que hago, lo que se me da bien. No tengo que huir de ello’. Yo estaba huyendo. Y parece que lo mejor para enfrentarse a algo complicado es, en lugar de huir, correr hacia ese dolor, hacia esa herida. Entonces es cuando te curas”."

NOTAS EDITORIALES

"Justin Bieber lanzó su álbum debut My World 2.0 en 2010, cuando era un tímido YouTuber de 16 años con el magnetismo de un ídolo adolescente y un abundante flequillo lateral. La década transcurrida desde entonces ha puesto la vida del cantante patas arriba. “He crecido delante de todo el mundo”, cuenta a Apple Music. Su afirmación suena a eufemismo si tenemos en cuenta que es Bieber quien ha ayudado a dar forma a ese mundo cruzando géneros, fronteras y barreras lingüísticas mucho antes de que el pop moderno adoptara esas prácticas como habituales. A principios de 2019, el canadiense llegaba a un punto crítico, declarando que dejaba la música durante un tiempo para resolver problemas profundamente arraigados y concentrarse en ser un marido mejor para Hailey Baldwin, la mujer con la que acababa de casarse. Su quinto álbum, Changes, es una confesión abierta en la que Bieber rinde homenaje a su esposa y celebra su fe describiendo el bálsamo espiritual que ha encontrado en estos dos pilares vitales.

El disco, producido en su mayor parte por su colaborador habitual Jason “Poor Bear” Boyd, además de marcar el final de la era de playboy rebelde y maximalista del pop, señala el inicio de una vida más estable y equilibrada. “Nunca pensé que fuese capaz de ser leal a alguien que no fuera yo”, canta Bieber en “All Around Me”, la canción con la que abre el álbum prometiendo comodidades y compromiso al abrigo de unos delicados arreglos de cuerda. “Confirmation” es una balada sostenida por un sutil teclado en la que Bieber canta a la importancia de pisar el freno y sentir el presente. “So quick to move forward, no pressure/And we got the rest, got the rest, got the rest of our lives” (Adelante en un suspiro, sin presión/Y tenemos el resto, el resto, el resto de nuestras vidas). Aunque con guiños al R&B de su pasado en “Yummy” y en “Intentions” (con Quavo), Changes es un disco esencialmente acústico, romántico y espiritual.

Recuperar la claridad de ideas y la confianza en sí mismo no ha sido tarea fácil. “Estaba lidiando con un montón de miedos”, dice Bieber. “¿De qué voy a hablar ahora? ¿Cómo van a recibirlo?”. El punto de inflexión llegó con su actuación como invitado sorpresa de Ariana Grande en el festival de Coachella en 2019. “Vi la reacción de la gente al salir al escenario. Me dio un subidón de confianza y me hizo recordar que ‘Esto es lo que hago, lo que se me da bien. No tengo que huir de ello’. Yo estaba huyendo. Y parece que lo mejor para enfrentarse a algo complicado es, en lugar de huir, correr hacia ese dolor, hacia esa herida. Entonces es cuando te curas”."

TÍTULO DURACIÓN

Más de Justin Bieber