16 canciones, 47 minutos

NOTAS EDITORIALES

“Mi vida personal es un desastre”, le confiesa Halsey a Zane Lowe, de Apple Music, reflexionando sobre las consecuencias de su meteórico ascenso de forajida indie a superestrella del pop. Muchas de las canciones de Manic, su tercer álbum, fueron escritas desde el ojo del huracán emocional en el que se vio envuelta esta joven de apenas 25 años. “Soy impulsiva y deslenguada y me dejo llevar mucho más por las emociones que por la lógica, revoloteando por todas partes y pensando, ‘¿Y si este tema sonara como The Beach Boys? ¿Y si metemos seis canciones sin batería?’” El resultado es un trabajo tan poético como valiente, en el que su autora trata temas como sus desencuentros amorosos, su salud o su crecimiento personal. “No todo el disco habla de Gerald”, comenta anticipándose al inevitable foco que el público va a poner sobre su ruptura con el rapero G-Eazy. “Gran parte de lo que hay aquí trata de las cosas de las que no me tuve que ocupar en su momento por ser Halsey y tener solo 19 años. No tenía tiempo ni para preocuparme de mi propia salud física y mental porque tenía que mantener la calma y la compostura, pero parte del problema fue precisamente que acabé estando demasiado calmada”. A continuación, Halsey comparte con nosotros las historias que esconden algunos de los temas más personales de este disco.

Ashley
“Empezar el disco con mi verdadero nombre es una buena forma de decirle a la gente ‘Sigo aquí, pero os voy a llevar por un camino diferente’. Escribí gran parte de este álbum siendo cada vez más consciente de mi propia mortalidad. A veces me siento en la cima del mundo y estoy mejor que nunca y otros días pienso que si sigo así voy a acabar muriendo. Esta canción es al mismo tiempo una presentación y una advertencia con la que digo ‘Para crear este álbum, me tuve que abrir por completo’. Voy a seguir abriéndome así durante la gira, la promoción y las entrevistas, pero no sé hasta cuándo va a durar esto’”.

Forever ... (is a long time)
“Todos mis discos tienen lo que llamamos un trío, tres canciones juntas en la parte central que sirven como transición y que están pensadas para ser escuchadas consecutivamente. En Manic, esos tres temas son 'Forever ... (is a long time)', 'Dominic's Interlude', y 'I HATE EVERYBODY’. Esta es la canción en la que me enamoro. La música está en tono mayor, con todas esas bonitas campanillas, el trino de los pájaros y un montón de dulzura al estilo de Cenicienta. Entonces empiezo a meterme en mi cabeza. Entra el piano y comienza un torrente de autoconsciencia y de pensamientos acompañados por unas variaciones de tono que reflejan mis cambios de humor y cómo paso del optimismo a la ansiedad. Empiezo a ponerme paranoica y a sabotear mi relación y veo que todo va a acabar mal. Es entonces cuando Dominic Fike, el cantautor que pone la voz en “Dominic's Interlude” me dice que será mejor decirle a mi pareja que tengo malas noticias”.

I HATE EVERYBODY
“Llegó un momento en el que tuve que ponerme firme y decir ‘Lo que no voy a hacer es crear toda mi música en torno a la persona con la que esté saliendo. Este disco es sobre mí y yo debería ser lo que realmente importa. Mi atractivo no puede depender de que una estrella del rock que a ti te guste se sienta atraída por mí. Eso ya no es así y nunca debería haberlo sido’. El caso es que, cuando eres joven, tus inseguridades a veces se llevan lo mejor de ti y eso es justamente de lo que trata 'I HATE EVERYBODY’. Habla de pensar ‘Bueno, ellos respetan su opinión, así que, si yo le gusto, les gustaré a ellos’. No, no y no. Yo debería ser lo importante aquí”.

Finally
“Pensé que necesitaba una especie de canción de boda, un tema para un primer baile. Lo escribí una noche a las dos de la madrugada, en la época en la que estaba saliendo con Dom (YUNGBLUD). Había estado recordando la noche en la que nos conocimos, una historia que he contado en tantas ocasiones que cada vez resulta más y más romántica, y me di cuenta de que nunca había escrito una canción de amor sin un punto y final. Este es un tema muy bonito, muy dulce. Al principio pensé que le faltaba un punto de locura, pero se lo enseñé a un par de amigas y me dijeron que era la mejor canción que había escrito. Pensé ‘¿Cómo? Si solo soy yo con la guitarra…’ y ellas me dijeron ‘Justamente, de eso se trata’”.

Alanis’ Interlude
“Un gran punto de inflexión. Le escribí una carta a Alanis cuando ella estaba embarazada de nueve meses, o tal vez un poco menos, intentando decirle el enorme e irrevocable impacto que había tenido en mi vida. Le conté que nunca habría sido lo suficientemente valiente como para decir muchas de las cosas que dije si ella no lo hubiera hecho antes, que estaba grabando un disco sobre todo lo que era importante para mí y que no podía ni imaginarme haciéndolo sin ella. Y me dijo que sí. Este interludio representa varias relaciones que he tenido. Dom encarna el amor fraternal y Alanis representa el empoderamiento sexual y profesional. Por si te has perdido el subtexto de mis últimos discos, soy bisexual. Quería que esta fuera una canción muy gay y no se me ocurrió nada mejor que hacerlo con Alanis, que es una de las mujeres que más me ayudó a sentirme cómoda con mi sexualidad desde muy joven”.

killing boys
“Habla de estar tan enfadada con alguien que solo quieres irrumpir en su casa, ir a su habitación, sentarlo delante de ti y decirle ‘Escucha, cabrón, vas a hablar conmigo ahora mismo’. Tipo ‘Me voy a poner una capucha negra y mi colega se encargará de conducir’. En parte está basada en una historia real, es cierto que una vez entré así en casa de alguien buscando respuestas. Fue en una época en la que yo estaba bastante frenética, así que no se me ocurrió mejor opción que plantarme allí y montar una escena. La letra dice 'I climb up to the window and I break in the glass / But I stop 'cause I don't want to Uma Thurman your ass' (Trepo hasta tu ventana y rompo el cristal / Pero voy a parar porque no quiero darte una paliza al estilo de Uma Thurman). Tiene un poco de humor, pero el cabreo es real”.

More
“Siempre he hablado abiertamente sobre mis problemas de salud reproductiva y nunca he ocultado mi endometriosis ni mi deseo de congelar mis óvulos. Durante mucho tiempo pensé que jamás podría tener hijos, algo muy importante para mí, pero un día mi ginecóloga me dijo que tal vez sería posible. Sus palabras me afectaron muchísimo. De repente, todo es diferente. Ya no voy a salir de gira hasta que me muera porque no tenga otra cosa que hacer y porque esté sobrecompensando aquello que tanto deseo pero no puedo tener. Lido, el productor Peder Losnegård, y yo quisimos que la música se fundiera al final del tema para que sonara como un ultrasonido, como los sonidos del interior de un útero. Es una de las canciones más especiales que he grabado en mi vida”.

NOTAS EDITORIALES

“Mi vida personal es un desastre”, le confiesa Halsey a Zane Lowe, de Apple Music, reflexionando sobre las consecuencias de su meteórico ascenso de forajida indie a superestrella del pop. Muchas de las canciones de Manic, su tercer álbum, fueron escritas desde el ojo del huracán emocional en el que se vio envuelta esta joven de apenas 25 años. “Soy impulsiva y deslenguada y me dejo llevar mucho más por las emociones que por la lógica, revoloteando por todas partes y pensando, ‘¿Y si este tema sonara como The Beach Boys? ¿Y si metemos seis canciones sin batería?’” El resultado es un trabajo tan poético como valiente, en el que su autora trata temas como sus desencuentros amorosos, su salud o su crecimiento personal. “No todo el disco habla de Gerald”, comenta anticipándose al inevitable foco que el público va a poner sobre su ruptura con el rapero G-Eazy. “Gran parte de lo que hay aquí trata de las cosas de las que no me tuve que ocupar en su momento por ser Halsey y tener solo 19 años. No tenía tiempo ni para preocuparme de mi propia salud física y mental porque tenía que mantener la calma y la compostura, pero parte del problema fue precisamente que acabé estando demasiado calmada”. A continuación, Halsey comparte con nosotros las historias que esconden algunos de los temas más personales de este disco.

Ashley
“Empezar el disco con mi verdadero nombre es una buena forma de decirle a la gente ‘Sigo aquí, pero os voy a llevar por un camino diferente’. Escribí gran parte de este álbum siendo cada vez más consciente de mi propia mortalidad. A veces me siento en la cima del mundo y estoy mejor que nunca y otros días pienso que si sigo así voy a acabar muriendo. Esta canción es al mismo tiempo una presentación y una advertencia con la que digo ‘Para crear este álbum, me tuve que abrir por completo’. Voy a seguir abriéndome así durante la gira, la promoción y las entrevistas, pero no sé hasta cuándo va a durar esto’”.

Forever ... (is a long time)
“Todos mis discos tienen lo que llamamos un trío, tres canciones juntas en la parte central que sirven como transición y que están pensadas para ser escuchadas consecutivamente. En Manic, esos tres temas son 'Forever ... (is a long time)', 'Dominic's Interlude', y 'I HATE EVERYBODY’. Esta es la canción en la que me enamoro. La música está en tono mayor, con todas esas bonitas campanillas, el trino de los pájaros y un montón de dulzura al estilo de Cenicienta. Entonces empiezo a meterme en mi cabeza. Entra el piano y comienza un torrente de autoconsciencia y de pensamientos acompañados por unas variaciones de tono que reflejan mis cambios de humor y cómo paso del optimismo a la ansiedad. Empiezo a ponerme paranoica y a sabotear mi relación y veo que todo va a acabar mal. Es entonces cuando Dominic Fike, el cantautor que pone la voz en “Dominic's Interlude” me dice que será mejor decirle a mi pareja que tengo malas noticias”.

I HATE EVERYBODY
“Llegó un momento en el que tuve que ponerme firme y decir ‘Lo que no voy a hacer es crear toda mi música en torno a la persona con la que esté saliendo. Este disco es sobre mí y yo debería ser lo que realmente importa. Mi atractivo no puede depender de que una estrella del rock que a ti te guste se sienta atraída por mí. Eso ya no es así y nunca debería haberlo sido’. El caso es que, cuando eres joven, tus inseguridades a veces se llevan lo mejor de ti y eso es justamente de lo que trata 'I HATE EVERYBODY’. Habla de pensar ‘Bueno, ellos respetan su opinión, así que, si yo le gusto, les gustaré a ellos’. No, no y no. Yo debería ser lo importante aquí”.

Finally
“Pensé que necesitaba una especie de canción de boda, un tema para un primer baile. Lo escribí una noche a las dos de la madrugada, en la época en la que estaba saliendo con Dom (YUNGBLUD). Había estado recordando la noche en la que nos conocimos, una historia que he contado en tantas ocasiones que cada vez resulta más y más romántica, y me di cuenta de que nunca había escrito una canción de amor sin un punto y final. Este es un tema muy bonito, muy dulce. Al principio pensé que le faltaba un punto de locura, pero se lo enseñé a un par de amigas y me dijeron que era la mejor canción que había escrito. Pensé ‘¿Cómo? Si solo soy yo con la guitarra…’ y ellas me dijeron ‘Justamente, de eso se trata’”.

Alanis’ Interlude
“Un gran punto de inflexión. Le escribí una carta a Alanis cuando ella estaba embarazada de nueve meses, o tal vez un poco menos, intentando decirle el enorme e irrevocable impacto que había tenido en mi vida. Le conté que nunca habría sido lo suficientemente valiente como para decir muchas de las cosas que dije si ella no lo hubiera hecho antes, que estaba grabando un disco sobre todo lo que era importante para mí y que no podía ni imaginarme haciéndolo sin ella. Y me dijo que sí. Este interludio representa varias relaciones que he tenido. Dom encarna el amor fraternal y Alanis representa el empoderamiento sexual y profesional. Por si te has perdido el subtexto de mis últimos discos, soy bisexual. Quería que esta fuera una canción muy gay y no se me ocurrió nada mejor que hacerlo con Alanis, que es una de las mujeres que más me ayudó a sentirme cómoda con mi sexualidad desde muy joven”.

killing boys
“Habla de estar tan enfadada con alguien que solo quieres irrumpir en su casa, ir a su habitación, sentarlo delante de ti y decirle ‘Escucha, cabrón, vas a hablar conmigo ahora mismo’. Tipo ‘Me voy a poner una capucha negra y mi colega se encargará de conducir’. En parte está basada en una historia real, es cierto que una vez entré así en casa de alguien buscando respuestas. Fue en una época en la que yo estaba bastante frenética, así que no se me ocurrió mejor opción que plantarme allí y montar una escena. La letra dice 'I climb up to the window and I break in the glass / But I stop 'cause I don't want to Uma Thurman your ass' (Trepo hasta tu ventana y rompo el cristal / Pero voy a parar porque no quiero darte una paliza al estilo de Uma Thurman). Tiene un poco de humor, pero el cabreo es real”.

More
“Siempre he hablado abiertamente sobre mis problemas de salud reproductiva y nunca he ocultado mi endometriosis ni mi deseo de congelar mis óvulos. Durante mucho tiempo pensé que jamás podría tener hijos, algo muy importante para mí, pero un día mi ginecóloga me dijo que tal vez sería posible. Sus palabras me afectaron muchísimo. De repente, todo es diferente. Ya no voy a salir de gira hasta que me muera porque no tenga otra cosa que hacer y porque esté sobrecompensando aquello que tanto deseo pero no puedo tener. Lido, el productor Peder Losnegård, y yo quisimos que la música se fundiera al final del tema para que sonara como un ultrasonido, como los sonidos del interior de un útero. Es una de las canciones más especiales que he grabado en mi vida”.

TÍTULO DURACIÓN

Más de Halsey