12 canciones, 48 minutos

NOTAS EDITORIALES

Mac Miller ya llevaba algún tiempo trabajando en Swimming, el disco que publicó en 2018, cuando conoció al que acabaría siendo su productor, Jon Brion. Tal y como el propio Brion le cuenta a Zane Lowe, de Apple Music, Miller “llegó y tocó cinco o seis temas. El material era muy orientado al hip-hop, muy divertido y a la vez muy personal. La cosa ya iba en dirección correcta. Me dijo que también tenía otras ideas de las cuales no estaba tan seguro”. Aquellas ‘otras ideas’ fueron el germen de Circles, el álbum póstumo que Miller concibió como contrapunto a Swimming y con el cual alcanzó unos niveles de musicalidad, melodía y vulnerabilidad que hasta entonces sólo había dejado entrever. Un disco que suena más cercano a Harry Nilsson y que encontró un colaborador perfecto en Brion, cuyo imponente currículum incluía trabajos para Kanye West, Fiona Apple o Janelle Monáe. Brion completó Circles con la inestimable ayuda de la familia de Miller, basándose en las conversaciones que ambos habían mantenido poco antes de su muerte en septiembre de 2018 y añadiendo algunas pistas de cuerda y percusión. A continuación, Brion nos cuenta el proceso de grabación de los temas clave de Circles y nos ofrece algunos detalles sobre cómo fue trabajar con Miller en un proyecto tan personal.

Circles
“Lo que se escucha es lo que él me enseñó, yo sólo le agregué el sonido de las escobillas sobre los platillos y el vibráfono. Creo que las reflexiones de sus letras son mucho más interesantes que las de la mayoría. En ‘Circles’ y en un par más de temas de este disco puedes escucharlo admitiendo algunos aspectos de sí mismo que no se veía capaz de cambiar o que sabía que eran cuestionables. Él lo decía abiertamente en sus letras: ‘Yo soy así, y aunque creo que pueda haber gente que no entienda mi forma de pensar, no me importa’. Es muy incisivo, y fue así al 100% desde el primer momento”.

Complicated
“Si mal no recuerdo, la parte vocal ya estaba completa cuando me la trajo. Mac me enseñó algunas cosas que estaban más avanzadas y otras que apenas estaban esbozadas, pero en conjunto ahí estaban todas las canciones que acabaron en ambos discos. Él me mostraba algo y yo le decía ‘Eso está genial, sólo necesita que arreglemos un poco el final para que sea perfecta’. Casi siempre que yo hacía una sugerencia de ese tipo, Mac me contestaba ‘Vaya, me alegra que me digas eso, porque yo no sabía muy bien cómo hacerlo’. Otras veces escuchaba algo de lo que me había enseñado y directamente le decía ‘Me encanta. Me encanta lo que estás diciendo aquí. Me gusta la línea vocal y me gusta el ritmo. En este caso, a mitad de camino noté que me distraía un poco y no querría que eso mismo le pasara al oyente, porque lo que estás diciendo es genial’”.

Good News
“En esta canta sobre una pista muy sencilla. La letra era increíble, pero le faltaba el estribillo, así que Mac me pidió que tocara un puñado de cosas sobre lo que él había traído. Yo le pregunté con cierta cautela si le gustaban los acordes que teníamos y me contestó que no, así que le dije ‘De acuerdo. Voy a ponerme a tocar, y cada vez que oigas algo que te guste, me lo dices’. Hice con él lo que ya había hecho antes con unos cuantos directores: observar su lenguaje corporal y fijarme en si esa persona está contenta o no. Pude notar que estaba muy nervioso cuando vino a la sala de control y se puso a cantar el estribillo. Yo lo miré por encima de la mesa de mezclas y le dije ‘Eso esta genial, ve a hacerlo delante del micrófono’. Después de hacerlo por primera vez, Mac volvió a entrar en la sala de control y vi que seguía estando un tanto inseguro, como pensando ‘Bueno, no sé, tal vez sea una canción diferente’. Afortunadamente pudo superarlo y le acabó viendo el sentido. Una vez más, no es algo que yo haya creado, es algo que él estaba haciendo. Creo que se lo dije mientras deambulaba frente a los altavoces cantando aquello: ‘Mira, hay una razón por la cual esto te llegó justo ahora’”.

I Can See
“Es difícil expresarlo con palabras, pero te puedo asegurar que la semana que pasé escuchando todo aquel material fue al mismo tiempo una tortura y un placer. Fue una tortura por la pérdida, pero entonces apareció ‘I Can See’ y yo me puse loco de felicidad, pensaba ‘Esto le tiene que parecer bueno a cualquiera, independientemente del género o el estilo. Es sólo un ser humano expresándose maravillosamente bien’. Esto inmediatamente se convertía en una tortura, porque pensaba ‘Vaya, eras capaz de esto y yo ni siquiera lo llegué a escuchar’. Me quedé ahí sentado, preguntándome si no me lo había enseñado porque era algo que le ponía nervioso o porque creía que ya estaba terminado y no hacía falta. No tengo ni idea. Le puedes atribuir todo tipo de cosas a su intuición, pero lo cierto es que la gente va a tener ocasión de experimentar esto porque él ya era consciente de ello y no tuvo miedo de expresarlo. Más allá de lo maravillosamente honesta que es la letra, la música directamente me hizo llorar”.

That’s on Me
“Él acababa de volver de Hawaii cuando escuché por primera vez este tema y quedé realmente impactado. Mac solía decirme que yo debería tocarlo todo, pero yo le insistía en que su material ya era estupendo y yo solamente tenía que agregar el acompañamiento. Siempre que acababa de grabar una de sus tomas, se volvía hacia mí y me preguntaba si había estado bien. Sinceramente, yo sólo podía contestarle ‘Sí, quedó genial. Estoy pasándolo de maravilla’”.

Hands
“Mac quería que esta sonara en grande, muy cinematográfica, pero yo no sabía muy bien qué hacer con ella y con el sonido de teclado que él trajo. Entonces me acordé de unas cuantas notas que Dr. Dre había utilizado en un sample de piano y le propuse a Mac hacer algo así, pero utilizando diferentes percusiones orquestales en vez de un piano o un sample. Le propuse ese sutil cambio y Mac me dio vía libre para meter todo lo que yo quisiera, así que en esta tiré la casa por la ventana. Él estaba bastante nervioso, porque no tenía ni idea de cómo abordarla”.

Once a Day
“Un día Mac vino al estudio y tocó dos o tres cosas, entre ellas estaba esta pieza que tenía una especie de minipiano. A mí me parecía increíble su capacidad compositiva. Siempre estaba deseando que me trajera algo, porque cada vez era un nuevo descubrimiento, como si me estuviera escondiendo algo. Era así, en serio. No sé qué más se guardaría, pero desde luego esto tiene muchísima profundidad. Es personal. Es descorazonador. Me costó mucho lograr que la tocara, pero tomé la que yo creía que era la decisión correcta. Salí de la habitación, pero no cerré la puerta y me quedé allí de pie. Yo estaba a una habitación y media de distancia de la sala de control, con la puerta abierta, cuando Mac empezó a tocar y cantar. Desde allí pude oír que hacía falta un pequeño ajuste en la mesa de mezclas, algo que tenía que sonar un poco más brillante o más oscuro, así que entré corriendo y diciéndole ‘Perdona, es sólo una cosa rápida’. Volví a salir y me quedé en el pasillo escuchando un par de tomas más. Puedo asegurarte que no hablo desde el dolor por su pérdida: realmente me puse a llorar a moco tendido allí mismo. La escuché dos veces seguidas. Asomé la cabeza por la puerta y le dije ‘Escuché un poco de lo que estabas haciendo y sonaba muy bien. Repite ese sonido de teclado. Ok, genial’. ¡Bum! Salí corriendo al pasillo y me puse a llorar otra vez. Me sequé las lágrimas y volví a entrar a la sala de control justo a tiempo para oír el habitual ‘¿Quedó bien? ¿Estás seguro de que no deberías tocarla tú?’ Tal vez sea algo que los demás no vean y que yo esté cegado por mi experiencia personal, pero no me importa. Esto es lo que pasó. Es lo que vi, personalmente creo que es genial y que no necesita más calificativos. Es lo que es”.

Advertencia para padres sobre contenido explícito Apple Digital Master

NOTAS EDITORIALES

Mac Miller ya llevaba algún tiempo trabajando en Swimming, el disco que publicó en 2018, cuando conoció al que acabaría siendo su productor, Jon Brion. Tal y como el propio Brion le cuenta a Zane Lowe, de Apple Music, Miller “llegó y tocó cinco o seis temas. El material era muy orientado al hip-hop, muy divertido y a la vez muy personal. La cosa ya iba en dirección correcta. Me dijo que también tenía otras ideas de las cuales no estaba tan seguro”. Aquellas ‘otras ideas’ fueron el germen de Circles, el álbum póstumo que Miller concibió como contrapunto a Swimming y con el cual alcanzó unos niveles de musicalidad, melodía y vulnerabilidad que hasta entonces sólo había dejado entrever. Un disco que suena más cercano a Harry Nilsson y que encontró un colaborador perfecto en Brion, cuyo imponente currículum incluía trabajos para Kanye West, Fiona Apple o Janelle Monáe. Brion completó Circles con la inestimable ayuda de la familia de Miller, basándose en las conversaciones que ambos habían mantenido poco antes de su muerte en septiembre de 2018 y añadiendo algunas pistas de cuerda y percusión. A continuación, Brion nos cuenta el proceso de grabación de los temas clave de Circles y nos ofrece algunos detalles sobre cómo fue trabajar con Miller en un proyecto tan personal.

Circles
“Lo que se escucha es lo que él me enseñó, yo sólo le agregué el sonido de las escobillas sobre los platillos y el vibráfono. Creo que las reflexiones de sus letras son mucho más interesantes que las de la mayoría. En ‘Circles’ y en un par más de temas de este disco puedes escucharlo admitiendo algunos aspectos de sí mismo que no se veía capaz de cambiar o que sabía que eran cuestionables. Él lo decía abiertamente en sus letras: ‘Yo soy así, y aunque creo que pueda haber gente que no entienda mi forma de pensar, no me importa’. Es muy incisivo, y fue así al 100% desde el primer momento”.

Complicated
“Si mal no recuerdo, la parte vocal ya estaba completa cuando me la trajo. Mac me enseñó algunas cosas que estaban más avanzadas y otras que apenas estaban esbozadas, pero en conjunto ahí estaban todas las canciones que acabaron en ambos discos. Él me mostraba algo y yo le decía ‘Eso está genial, sólo necesita que arreglemos un poco el final para que sea perfecta’. Casi siempre que yo hacía una sugerencia de ese tipo, Mac me contestaba ‘Vaya, me alegra que me digas eso, porque yo no sabía muy bien cómo hacerlo’. Otras veces escuchaba algo de lo que me había enseñado y directamente le decía ‘Me encanta. Me encanta lo que estás diciendo aquí. Me gusta la línea vocal y me gusta el ritmo. En este caso, a mitad de camino noté que me distraía un poco y no querría que eso mismo le pasara al oyente, porque lo que estás diciendo es genial’”.

Good News
“En esta canta sobre una pista muy sencilla. La letra era increíble, pero le faltaba el estribillo, así que Mac me pidió que tocara un puñado de cosas sobre lo que él había traído. Yo le pregunté con cierta cautela si le gustaban los acordes que teníamos y me contestó que no, así que le dije ‘De acuerdo. Voy a ponerme a tocar, y cada vez que oigas algo que te guste, me lo dices’. Hice con él lo que ya había hecho antes con unos cuantos directores: observar su lenguaje corporal y fijarme en si esa persona está contenta o no. Pude notar que estaba muy nervioso cuando vino a la sala de control y se puso a cantar el estribillo. Yo lo miré por encima de la mesa de mezclas y le dije ‘Eso esta genial, ve a hacerlo delante del micrófono’. Después de hacerlo por primera vez, Mac volvió a entrar en la sala de control y vi que seguía estando un tanto inseguro, como pensando ‘Bueno, no sé, tal vez sea una canción diferente’. Afortunadamente pudo superarlo y le acabó viendo el sentido. Una vez más, no es algo que yo haya creado, es algo que él estaba haciendo. Creo que se lo dije mientras deambulaba frente a los altavoces cantando aquello: ‘Mira, hay una razón por la cual esto te llegó justo ahora’”.

I Can See
“Es difícil expresarlo con palabras, pero te puedo asegurar que la semana que pasé escuchando todo aquel material fue al mismo tiempo una tortura y un placer. Fue una tortura por la pérdida, pero entonces apareció ‘I Can See’ y yo me puse loco de felicidad, pensaba ‘Esto le tiene que parecer bueno a cualquiera, independientemente del género o el estilo. Es sólo un ser humano expresándose maravillosamente bien’. Esto inmediatamente se convertía en una tortura, porque pensaba ‘Vaya, eras capaz de esto y yo ni siquiera lo llegué a escuchar’. Me quedé ahí sentado, preguntándome si no me lo había enseñado porque era algo que le ponía nervioso o porque creía que ya estaba terminado y no hacía falta. No tengo ni idea. Le puedes atribuir todo tipo de cosas a su intuición, pero lo cierto es que la gente va a tener ocasión de experimentar esto porque él ya era consciente de ello y no tuvo miedo de expresarlo. Más allá de lo maravillosamente honesta que es la letra, la música directamente me hizo llorar”.

That’s on Me
“Él acababa de volver de Hawaii cuando escuché por primera vez este tema y quedé realmente impactado. Mac solía decirme que yo debería tocarlo todo, pero yo le insistía en que su material ya era estupendo y yo solamente tenía que agregar el acompañamiento. Siempre que acababa de grabar una de sus tomas, se volvía hacia mí y me preguntaba si había estado bien. Sinceramente, yo sólo podía contestarle ‘Sí, quedó genial. Estoy pasándolo de maravilla’”.

Hands
“Mac quería que esta sonara en grande, muy cinematográfica, pero yo no sabía muy bien qué hacer con ella y con el sonido de teclado que él trajo. Entonces me acordé de unas cuantas notas que Dr. Dre había utilizado en un sample de piano y le propuse a Mac hacer algo así, pero utilizando diferentes percusiones orquestales en vez de un piano o un sample. Le propuse ese sutil cambio y Mac me dio vía libre para meter todo lo que yo quisiera, así que en esta tiré la casa por la ventana. Él estaba bastante nervioso, porque no tenía ni idea de cómo abordarla”.

Once a Day
“Un día Mac vino al estudio y tocó dos o tres cosas, entre ellas estaba esta pieza que tenía una especie de minipiano. A mí me parecía increíble su capacidad compositiva. Siempre estaba deseando que me trajera algo, porque cada vez era un nuevo descubrimiento, como si me estuviera escondiendo algo. Era así, en serio. No sé qué más se guardaría, pero desde luego esto tiene muchísima profundidad. Es personal. Es descorazonador. Me costó mucho lograr que la tocara, pero tomé la que yo creía que era la decisión correcta. Salí de la habitación, pero no cerré la puerta y me quedé allí de pie. Yo estaba a una habitación y media de distancia de la sala de control, con la puerta abierta, cuando Mac empezó a tocar y cantar. Desde allí pude oír que hacía falta un pequeño ajuste en la mesa de mezclas, algo que tenía que sonar un poco más brillante o más oscuro, así que entré corriendo y diciéndole ‘Perdona, es sólo una cosa rápida’. Volví a salir y me quedé en el pasillo escuchando un par de tomas más. Puedo asegurarte que no hablo desde el dolor por su pérdida: realmente me puse a llorar a moco tendido allí mismo. La escuché dos veces seguidas. Asomé la cabeza por la puerta y le dije ‘Escuché un poco de lo que estabas haciendo y sonaba muy bien. Repite ese sonido de teclado. Ok, genial’. ¡Bum! Salí corriendo al pasillo y me puse a llorar otra vez. Me sequé las lágrimas y volví a entrar a la sala de control justo a tiempo para oír el habitual ‘¿Quedó bien? ¿Estás seguro de que no deberías tocarla tú?’ Tal vez sea algo que los demás no vean y que yo esté cegado por mi experiencia personal, pero no me importa. Esto es lo que pasó. Es lo que vi, personalmente creo que es genial y que no necesita más calificativos. Es lo que es”.

Advertencia para padres sobre contenido explícito Masterizado para iTunes
TÍTULO DURACIÓN

Más de Mac Miller