11 canciones, 44 minutos

NOTAS EDITORIALES

El viaje interior de tres años que llevó a Emeli Sandé a su tercer álbum comenzó en casa. “Vivir con mi familia y ver la vida real en directo fue como una cura de realismo”, explica la cantante y compositora escocesa a Apple Music. “Mi hermana y su pareja se dedican a la enseñanza, son muy responsables y unos padres maravillosos”. Esa vida hogareña ha sido el catalizador de once temas que abarcan R&B, góspel y sus habituales baladas de dramatismo panorámico, con letras empoderadoras. “Cuando ves lo que importa de verdad”, dice Sandé, “es cuando tienes que empezar a ser honesta”. Aquí nos lleva por esta radiografía de sus sentimientos, canción a canción.

“Human”
“En este álbum quería expresarme y explayarme con las letras y esta canción resume lo que quiero expresar. Nos hemos olvidado de lo increíble que es ser consciente y estar en la Tierra y nos hemos olvidado, también, de nuestra humanidad en algunos sentidos. Solo quiero unir a la gente con esta música y ojalá encuentren inspiración para sentirse dignos de una vida maravillosa y dignos de ser felices”.

“Love to Help”
“Esta canción viene del ambiente familiar en el que vivíamos cuando estaba haciendo el disco. Mi hermana acababa de tener un bebé, era un verano abrasador, los niños andaban correteando por ahí y nosotras estábamos cocinando. Cogí la guitarra mientras comíamos y la canción surgió de todo este amor. La canción absorbió esa energía. También quería que mi familia supiera que nos tenemos los unos a los otros, al final eso es lo más importante”.

“You Are Not Alone”
“Mi verso favorito es ‘Do you still have faith that peace is possible?’ (¿Aún tienes fe en que la paz es posible?). Aunque ahora estamos mucho más conectados y todo el mudo, aparentemente al menos, tiene voz en las redes sociales, sigue quedando la sensación de que no todas las voces tienen las mismas oportunidades de ser escuchadas. Sobre todo con la situación política que tenemos ahora, parece que no hay esperanza en ninguna parte. En todas las letras del álbum quiero recordar a la gente que la voz es algo muy poderoso y de que no están solos”.

“Shine”
“Esta es una de las que más disfruté escribiendo. Empecé con la idea cuando estaba en Los Ángeles y fue la primera vez que conseguí hacerlo todo sola. No había otros músicos ni letristas. Me gusta la sensación de tener ese control sobre todo y encontrar el triángulo sola, porque así es todo mucho más personal. La canción tiene un mensaje muy puro”.

“Sparrow”
“Siempre he soñado con tocar el piano con unos tambores militares detrás. El piano es bastante estoico y pensé que sonaría potente. Le pedí a Troy (Miller, productor y percusionista), que es un batería conocido en todo el mundo, que tocara el ritmo de marcha en la caja. Pilló una del suelo, se la puso en el regazo y empezó a tocar. ‘Eso es’, pensé”.

“Honest”
“Todos nos inventamos historias que nos ayudan en la vida porque todos necesitamos ciertas defensas. A veces te olvidas de que aún estás interpretando un personaje. Ese es uno de los grandes mensajes del álbum, no olvidar quién eres a pesar de lo que piensen los demás. La canción habla de liberarse de los personajes, de quitarse la máscara y disfrutar siendo quien eres. Solo empezaron a llamarme Emeli, en serio, cuando me fui a vivir a Londres. Como Emeli la profesional soy una perfeccionista que quiere que las cosas parezcan y suenen de una forma determinada. Sin embargo, cuando estoy en casa soy yo, Adele, muy desordenada y muy despistada. Aquí hay una buena unión de Adele y Emeli”.

“Survivor”
“Janis Joplin me inspira, sobre todo cuando veo sus actuaciones y cómo se mete a fondo. Es valiente y honesta, muy generosa con su energía. Fui a ver Little Girl Blue, el documental sobre su vida, y ahí ves por todo lo que tuvo que pasar. Pero cogió ese dolor, le dio la vuelta y lo convirtió en fuerza para compartir con los demás. Eso es algo que admiro de verdad. Y Whitney Houston también. Ahora que sabemos más sobre su vida y lo que estaba viviendo detrás de esa imagen perfecta, podemos pensar en el don tan increíble que tenía. Podemos escuchar la vida de alguien en su voz”.

“Extraordinary Being”
“El piano de esta canción se hacía notar mucho. Al principio toda la canción era acústica, pero mi forma de cantarla me recordaba a Michael Jackson. Quería que tuviera ese toque fresco, así que probamos algo distinto que llevó la canción a otro nivel”.

“Same Old Feeling”
“Cuando me senté con Troy, me preguntó ‘¿Qué disco has soñado siempre con hacer?’. Nadie me lo había preguntado nunca. Siempre había ido canción a canción y, al final, las ponía todas juntas. Cuando me puse a pensarlo, le dije que quería hacer algo como Bob Marley, Janis Joplin o Jimi Hendrix. Cuando escuchas esos discos, notas que no están grabados en situaciones perfectas, el micrófono distorsiona un poco o se escucha el feedback de un ampli, pero sientes que es algo auténtico. Quiero hacer algo que no esté demasiado pulido, algo que puedas sentir cómo respira. Y Tony me dijo que era el tipo perfecto para eso. Tenía un montón de teclados analógicos. Allí no había nada digital ni falso”.

“Real Life”
“Cada estrofa tiene una pareja distinta como ejemplo real del amor verdadero. Me encanta la sensación que tengo cuando me las imagino cantándola”.

“Free as a Bird”
“Esta fue una época en la que sentía que estaba empezando a descubrir quién era de verdad y qué quería de la vida. La primer estrofa es personal, tiene ese sentimiento nuevo de poder respirar y ser yo misma. La segunda estrofa la tuve dentro bastante tiempo. Estábamos de gira en Polonia y fuimos al campo de concentración de Auschwitz. Nos contaron la historia de tres prisioneros que escaparon. Los miembros de mi banda y yo estábamos intentando imaginar, y sé que es imposible, esa sensación de libertad en el sentido más profundo. Y no escapando solo, sino con dos personas más”.

NOTAS EDITORIALES

El viaje interior de tres años que llevó a Emeli Sandé a su tercer álbum comenzó en casa. “Vivir con mi familia y ver la vida real en directo fue como una cura de realismo”, explica la cantante y compositora escocesa a Apple Music. “Mi hermana y su pareja se dedican a la enseñanza, son muy responsables y unos padres maravillosos”. Esa vida hogareña ha sido el catalizador de once temas que abarcan R&B, góspel y sus habituales baladas de dramatismo panorámico, con letras empoderadoras. “Cuando ves lo que importa de verdad”, dice Sandé, “es cuando tienes que empezar a ser honesta”. Aquí nos lleva por esta radiografía de sus sentimientos, canción a canción.

“Human”
“En este álbum quería expresarme y explayarme con las letras y esta canción resume lo que quiero expresar. Nos hemos olvidado de lo increíble que es ser consciente y estar en la Tierra y nos hemos olvidado, también, de nuestra humanidad en algunos sentidos. Solo quiero unir a la gente con esta música y ojalá encuentren inspiración para sentirse dignos de una vida maravillosa y dignos de ser felices”.

“Love to Help”
“Esta canción viene del ambiente familiar en el que vivíamos cuando estaba haciendo el disco. Mi hermana acababa de tener un bebé, era un verano abrasador, los niños andaban correteando por ahí y nosotras estábamos cocinando. Cogí la guitarra mientras comíamos y la canción surgió de todo este amor. La canción absorbió esa energía. También quería que mi familia supiera que nos tenemos los unos a los otros, al final eso es lo más importante”.

“You Are Not Alone”
“Mi verso favorito es ‘Do you still have faith that peace is possible?’ (¿Aún tienes fe en que la paz es posible?). Aunque ahora estamos mucho más conectados y todo el mudo, aparentemente al menos, tiene voz en las redes sociales, sigue quedando la sensación de que no todas las voces tienen las mismas oportunidades de ser escuchadas. Sobre todo con la situación política que tenemos ahora, parece que no hay esperanza en ninguna parte. En todas las letras del álbum quiero recordar a la gente que la voz es algo muy poderoso y de que no están solos”.

“Shine”
“Esta es una de las que más disfruté escribiendo. Empecé con la idea cuando estaba en Los Ángeles y fue la primera vez que conseguí hacerlo todo sola. No había otros músicos ni letristas. Me gusta la sensación de tener ese control sobre todo y encontrar el triángulo sola, porque así es todo mucho más personal. La canción tiene un mensaje muy puro”.

“Sparrow”
“Siempre he soñado con tocar el piano con unos tambores militares detrás. El piano es bastante estoico y pensé que sonaría potente. Le pedí a Troy (Miller, productor y percusionista), que es un batería conocido en todo el mundo, que tocara el ritmo de marcha en la caja. Pilló una del suelo, se la puso en el regazo y empezó a tocar. ‘Eso es’, pensé”.

“Honest”
“Todos nos inventamos historias que nos ayudan en la vida porque todos necesitamos ciertas defensas. A veces te olvidas de que aún estás interpretando un personaje. Ese es uno de los grandes mensajes del álbum, no olvidar quién eres a pesar de lo que piensen los demás. La canción habla de liberarse de los personajes, de quitarse la máscara y disfrutar siendo quien eres. Solo empezaron a llamarme Emeli, en serio, cuando me fui a vivir a Londres. Como Emeli la profesional soy una perfeccionista que quiere que las cosas parezcan y suenen de una forma determinada. Sin embargo, cuando estoy en casa soy yo, Adele, muy desordenada y muy despistada. Aquí hay una buena unión de Adele y Emeli”.

“Survivor”
“Janis Joplin me inspira, sobre todo cuando veo sus actuaciones y cómo se mete a fondo. Es valiente y honesta, muy generosa con su energía. Fui a ver Little Girl Blue, el documental sobre su vida, y ahí ves por todo lo que tuvo que pasar. Pero cogió ese dolor, le dio la vuelta y lo convirtió en fuerza para compartir con los demás. Eso es algo que admiro de verdad. Y Whitney Houston también. Ahora que sabemos más sobre su vida y lo que estaba viviendo detrás de esa imagen perfecta, podemos pensar en el don tan increíble que tenía. Podemos escuchar la vida de alguien en su voz”.

“Extraordinary Being”
“El piano de esta canción se hacía notar mucho. Al principio toda la canción era acústica, pero mi forma de cantarla me recordaba a Michael Jackson. Quería que tuviera ese toque fresco, así que probamos algo distinto que llevó la canción a otro nivel”.

“Same Old Feeling”
“Cuando me senté con Troy, me preguntó ‘¿Qué disco has soñado siempre con hacer?’. Nadie me lo había preguntado nunca. Siempre había ido canción a canción y, al final, las ponía todas juntas. Cuando me puse a pensarlo, le dije que quería hacer algo como Bob Marley, Janis Joplin o Jimi Hendrix. Cuando escuchas esos discos, notas que no están grabados en situaciones perfectas, el micrófono distorsiona un poco o se escucha el feedback de un ampli, pero sientes que es algo auténtico. Quiero hacer algo que no esté demasiado pulido, algo que puedas sentir cómo respira. Y Tony me dijo que era el tipo perfecto para eso. Tenía un montón de teclados analógicos. Allí no había nada digital ni falso”.

“Real Life”
“Cada estrofa tiene una pareja distinta como ejemplo real del amor verdadero. Me encanta la sensación que tengo cuando me las imagino cantándola”.

“Free as a Bird”
“Esta fue una época en la que sentía que estaba empezando a descubrir quién era de verdad y qué quería de la vida. La primer estrofa es personal, tiene ese sentimiento nuevo de poder respirar y ser yo misma. La segunda estrofa la tuve dentro bastante tiempo. Estábamos de gira en Polonia y fuimos al campo de concentración de Auschwitz. Nos contaron la historia de tres prisioneros que escaparon. Los miembros de mi banda y yo estábamos intentando imaginar, y sé que es imposible, esa sensación de libertad en el sentido más profundo. Y no escapando solo, sino con dos personas más”.

TÍTULO DURACIÓN

Más de Emeli Sandé