16 canciones, 1 hora 3 minutos

NOTAS EDITORIALES

“Creo que todos estábamos listos para hacer un paréntesis, bajar las persianas un año, más o menos”, indica Matt Berninger, cantante de The National, a Apple Music, mientras charla sobre la situación del grupo al terminar la gira de Sleep Well Beast, en 2017. “Todo el mundo estaba agotado, nadie tenía ganas de volver a meterse en un disco, pero Mike Mills apareció con una idea que cada vez sonaba más apetecible”. Mills, compositor nominado al Oscar y director de la película Mujeres del siglo XX, se puso en contacto con Berninger para dirigir un videoclip, pero el plan pronto se convirtió en algo mucho más ambicioso. Mills utilizaría algunas de las canciones descartadas de Sleep Well Beast como punto de partida para un cortometraje.

La película, bautizada como el álbum, I Am Easy to Find, está protagonizada por la oscarizada Alicia Vikander. La actriz da vida a una mujer sin nombre en una biografía narrada con tono picaresco, en pequeñas viñetas en blanco y negro y con subtítulos. La dramática música, evidentemente, corre a cargo de The National.

Los subtítulos, por su parte, dieron origen a nuevas canciones e inspiraron al grupo a grabar otro disco nada más regresar de su gira, justo cuando habían pensado darse un descanso. “Todos los fragmentos de canciones, las ideas para las letras, los lugares emocionales y las cosas en las que andábamos metidos terminaron en la misma olla”, explica Berninger. “Sabíamos que iba a haber una película de 25 minutos y un disco, pero ninguna de las dos cosas estaba pensada para acompañar la una a la otra”.

Si la película es una mirada a la vida del personaje principal, el álbum muestra la cara más personal de The National. Las fotos de promoción muestran al grupo como quinteto, pero la realidad no es tan sencilla. A pesar de que la banda siempre se ha mostrado abierta a colaboraciones y experimentaciones, nunca había plasmado su universo artístico con tanta claridad.

Berninger sigue siendo el cantante principal pero, en todas las nuevas canciones, comparte protagonismo con un grupo de invitadas, entre las que se encuentran Gail Ann Dorsey (antigua componente de la banda de David Bowie), Sharon Van Etten, Kate Stables de This Is the Kit, Lisa Hannigan y Mina Tindle, además de la colaboración del Brooklyn Youth Chorus. Carin Besser, que está casada con Berninger y lleva años contribuyendo con letras a las canciones de The National, también ha tenido mayor participación esta vez. Incluso el propio Mills ejerce de productor por primera vez en su vida, reordenando fragmentos de canciones a su voluntad, con la bendición del grupo.

A pesar de esta descentralización, el álbum suena plenamente The National. Alternativamente taciturno y grandioso, unas veces elegíaco y otras eufórico, pero siempre propulsado por ritmos agitados y exuberantes arreglos orquestales. Además, presenta un abigarrado tapiz de voces e ideas en el que la banda trabaja sobre el concepto de identidad y la ira y confusión que sentimos al vivir en una época tumultuosa. “Hay un rechazo de las historias, los patrones y las rutinas del pasado”, comenta Berninger. “Las mujeres están hartas de cómo se les habla y de la forma en la que son representadas. Los niños se rebelan contra los estereotipos que les imponen. Es maravilloso. Yo no me cuestioné el estereotipo en el que se suponía que debía encajar hasta después de los treinta años”.

El tono predominante del álbum es el de una nana inquietante, como escuchamos en “Hairpin Turns”, “Light Years”, el tema que bautiza el álbum y en los siete minutos de “Not in Kansas”, la canción que anida en el corazón de I Am Easy to Find. Esta atmósfera grave contrasta con los momentos más enérgicos (“Where Is Her Head”, “Rylan” y su deliberada indefinición de género, y la palpitante “You Had Your Soul with You”) y los hace sonar aún más urgentes.

La amplia lista de colaboradores puede confundir a primera escucha, pero es una desorientación intencionada, un deseo de que la música y la perspectiva de la banda resuenen de modo más universal en armonía con otros músicos y un cineasta. “Es una representación del caos que crea una especie de reflejo. Ver un reflejo del caos a través de la lente de otros artistas te hace sentir más cómodo en su interior. Hay más gente conmigo en este caos y alumbran las esquinas. No estoy solo en esto”, concluye el músico.

NOTAS EDITORIALES

“Creo que todos estábamos listos para hacer un paréntesis, bajar las persianas un año, más o menos”, indica Matt Berninger, cantante de The National, a Apple Music, mientras charla sobre la situación del grupo al terminar la gira de Sleep Well Beast, en 2017. “Todo el mundo estaba agotado, nadie tenía ganas de volver a meterse en un disco, pero Mike Mills apareció con una idea que cada vez sonaba más apetecible”. Mills, compositor nominado al Oscar y director de la película Mujeres del siglo XX, se puso en contacto con Berninger para dirigir un videoclip, pero el plan pronto se convirtió en algo mucho más ambicioso. Mills utilizaría algunas de las canciones descartadas de Sleep Well Beast como punto de partida para un cortometraje.

La película, bautizada como el álbum, I Am Easy to Find, está protagonizada por la oscarizada Alicia Vikander. La actriz da vida a una mujer sin nombre en una biografía narrada con tono picaresco, en pequeñas viñetas en blanco y negro y con subtítulos. La dramática música, evidentemente, corre a cargo de The National.

Los subtítulos, por su parte, dieron origen a nuevas canciones e inspiraron al grupo a grabar otro disco nada más regresar de su gira, justo cuando habían pensado darse un descanso. “Todos los fragmentos de canciones, las ideas para las letras, los lugares emocionales y las cosas en las que andábamos metidos terminaron en la misma olla”, explica Berninger. “Sabíamos que iba a haber una película de 25 minutos y un disco, pero ninguna de las dos cosas estaba pensada para acompañar la una a la otra”.

Si la película es una mirada a la vida del personaje principal, el álbum muestra la cara más personal de The National. Las fotos de promoción muestran al grupo como quinteto, pero la realidad no es tan sencilla. A pesar de que la banda siempre se ha mostrado abierta a colaboraciones y experimentaciones, nunca había plasmado su universo artístico con tanta claridad.

Berninger sigue siendo el cantante principal pero, en todas las nuevas canciones, comparte protagonismo con un grupo de invitadas, entre las que se encuentran Gail Ann Dorsey (antigua componente de la banda de David Bowie), Sharon Van Etten, Kate Stables de This Is the Kit, Lisa Hannigan y Mina Tindle, además de la colaboración del Brooklyn Youth Chorus. Carin Besser, que está casada con Berninger y lleva años contribuyendo con letras a las canciones de The National, también ha tenido mayor participación esta vez. Incluso el propio Mills ejerce de productor por primera vez en su vida, reordenando fragmentos de canciones a su voluntad, con la bendición del grupo.

A pesar de esta descentralización, el álbum suena plenamente The National. Alternativamente taciturno y grandioso, unas veces elegíaco y otras eufórico, pero siempre propulsado por ritmos agitados y exuberantes arreglos orquestales. Además, presenta un abigarrado tapiz de voces e ideas en el que la banda trabaja sobre el concepto de identidad y la ira y confusión que sentimos al vivir en una época tumultuosa. “Hay un rechazo de las historias, los patrones y las rutinas del pasado”, comenta Berninger. “Las mujeres están hartas de cómo se les habla y de la forma en la que son representadas. Los niños se rebelan contra los estereotipos que les imponen. Es maravilloso. Yo no me cuestioné el estereotipo en el que se suponía que debía encajar hasta después de los treinta años”.

El tono predominante del álbum es el de una nana inquietante, como escuchamos en “Hairpin Turns”, “Light Years”, el tema que bautiza el álbum y en los siete minutos de “Not in Kansas”, la canción que anida en el corazón de I Am Easy to Find. Esta atmósfera grave contrasta con los momentos más enérgicos (“Where Is Her Head”, “Rylan” y su deliberada indefinición de género, y la palpitante “You Had Your Soul with You”) y los hace sonar aún más urgentes.

La amplia lista de colaboradores puede confundir a primera escucha, pero es una desorientación intencionada, un deseo de que la música y la perspectiva de la banda resuenen de modo más universal en armonía con otros músicos y un cineasta. “Es una representación del caos que crea una especie de reflejo. Ver un reflejo del caos a través de la lente de otros artistas te hace sentir más cómodo en su interior. Hay más gente conmigo en este caos y alumbran las esquinas. No estoy solo en esto”, concluye el músico.

TÍTULO DURACIÓN

Más de The National