10 canciones, 40 minutos

NOTAS EDITORIALES

“Este trabajo será recordado como parte de una obra más amplia”, le cuenta Yannis Philippakis, líder de Foals, a Apple Music. “Dejamos la primera parte en el punto de máximo suspense y ahora la serie termina con esta segunda parte. Es la historia completa”. Lanzado en marzo de 2019, Part 1 Everything Not Saved Will Be Lost sirvió para que Foals recibiera su tercera nominación a los premios Mercury. Siete meses después nos llega la segunda parte, un rugido de guitarras salvajes acompañadas de reflexiones políticas y sociales que dan paso a la música más contemplativa de su carrera. El final de esta doble obra es conmovedor. Foals nunca ha tenido más energía ni más cosas que decir. “El disco tiene un carácter diferente”, admite Philippakis. “Tiene como un aroma diferente, que puede ser más directo y beligerante, aunque, en el fondo, todo es producto del mismo momento. Todo ha surgido de la misma placa de Petri”. Deja que Philippakis te guíe a través del álbum, canción a canción.
Red Desert
“Jimmy (Smith, el guitarrista rítmico) escribió esto por su cuenta y me sonó como si fuese la banda sonora alternativa de 2001: Una Odisea del Espacio. La canción era perfecta como secuela de la primera parte, así que la quisimos para abrir el álbum, con ese Big Bang. Lo que nos lleva a...”.

The Runner
“Este tema parece haber calado entre la gente. Tiene lugar después de la primera parte y habla de nuestras luchas internas, pero también simboliza la batalla a la que nos enfrentamos como sociedad, para superar problemas más grandes. Intenta mantener la determinación y no caer en la desesperación o el nihilismo. El riff es físicamente gratificante y, cuando empezamos a tocarla en directo, nos dimos cuenta de que iba a convertirse en una canción clave de nuestro repertorio. Además, el solo que escribí suena más a Cream que nada de lo que he escrito antes”.

Wash Off
“Nos encantó regresar al sonido más puro de las guitarras de Foals con esta canción. Queríamos que en la primera mitad del álbum se sintiese una sensación de movimiento. Part 1 sonaba, a veces, más contemplativo y con más texturas, pero, con la primera mitad de Part 2, queríamos crear una sensación de urgencia musical. Las letras también necesitaban ser inquietas, como si estuvieras tratando de escapar de amenazas imaginarias y de paranoias, pero también de amenazas reales. ‘Wash Off’ tiene un toque de alegría con unas letras que aluden a vivir para uno mismo y a esforzarse por aprovechar el día. Quería sacudirme las telarañas. Todo el álbum encierra un cierto miedo a la muerte que, más que en ninguna otra canción, está presente en esta”.

Black Bull
“En cuanto escribimos el riff, supe que la canción debía llamarse ‘Black Bull’ (Toro Negro). Tiene algo pagano y primitivo. Con la letra me imagine una cápsula llena de todos los rasgos masculinos negativos o conflictivos. Delirios de grandeza, arrogancia, orgullo, sentimientos de inmortalidad… Todas esas cosas que tienen este tipo de energía desquiciada. También pensamos en cómo la tocaríamos en directo. Es una canción muy potente. Temas como este y todos los del álbum ‘What Went Down’ son un medio perfecto para expresar ese tipo de rabia”.

Like Lightning
“Es una de las canciones más blues que hemos escrito. Pero solo queríamos proporcionar una cierta gratificación física, como una especie de pisotón sísmico. Da esa sensación de nerviosismo, de paranoia. Hay ciertas fuerzas que te quieren atrapar y tienes que seguir moviéndote, tienes que cuidarte. Básicamente, tienes que sobrevivir”.
Dreaming Of
“Esta empezó como una de las canciones más pop que habíamos escrito, pero la fuimos despopizando y añadimos fragmentos más extraños. Aquí se nota bastante ese movimiento que comentaba antes. Pensaba en Oxford, donde crecimos, y en lo lejos que hemos llegado. Recuerdo los capiteles de la ciudad como un pasado lejano y quería expresar cómo, a menudo, tratamos de liberarnos de nuestro pasado. ‘The Runner’, ‘Wash Off’ y ‘Like Lightning’ van muy bien juntas. Y ‘Dreaming Of’ es como la transición a la segunda mitad”.

Ikaria
“El título hace referencia a la isla a la que Ícaro fue enviado cuando voló demasiado cerca del sol. Ícaro es una gran metáfora de lo que está sucediendo hoy en día en el mundo. A través de todos nuestros procesos tecnológicos y supuestos avances, estamos en un punto en el que podríamos deshacernos, enfrentándonos a la extinción. Me gusta que esté unida a la mitología griega, pero también a los temas más profundos del álbum. La canción te da un respiro antes de pasar a la segunda parte, que es más onírica. Cuando estábamos secuenciando el disco, sentimos que ‘Ikaria’ lo guiaba perfectamente hacia su final. Pasa de la primera mitad, más oscura, a prepararse para partir y terminar con todo”.
10,000 Feet
“Cuando estábamos tocándola en el local me venían imágenes de caídas. Bailar a miles de metros, en el cielo, y luego caer. Es en parte por eso que también ‘Ikaria’ se llama así. Sentíamos que tenía un aire ligero, muy abierto y muy pesado al mismo tiempo. La estrofa está arriba, en el aire, y luego en el riff y el estribillo caes de golpe al suelo. En la letra hablamos acerca de convertirte en un anillo de boda. Y es que un arquitecto de México pidió que sus cenizas fueran convertidas en un anillo de diamantes. Es una imagen que se me quedó grabada. Es una forma de permanecer vivo para siempre… Convertirte en un diamante a través de tus cenizas. Me pareció macabro y bonito a la vez”.
Into the Surf
“Esta es probablemente la canción más tierna de los dos álbumes. Quería aprovechar ese anhelo y esa melancolía de estar separado de tu tierra, esperar el regreso de un ser querido pero que nunca llegue. Me resultó una canción muy fácil de escribir. También estás entrando en la etapa final del álbum. Me gusta el hecho de que las canciones sobre la mortalidad estén al final. Cuando te metes en la decimoctava canción de un proyecto de dos álbumes, no hay más alternativa que dar vueltas hacia la salida”.
Neptune
“De todas las canciones que hemos escrito esta es una de las que más nos gustan. Teníamos la estructura central y, al hacer las tomas en vivo en el local, decidimos incluir la improvisación de la mitad. Es básicamente una grabación inédita de la que nos enamoramos. La metimos tal cual, con algunos sintetizadores y voces de fondo por encima. En cuanto a las letras, hablan del final del viaje. En la primera parte hemos ido desde el Reino Unido, con sus distritos blancos, sus zorros y todas sus amenazas, en canciones como ‘Exits’, por ejemplo. Pero luego intentamos encontrar refugio en Grecia, donde todavía no hay refugio que encontrar. Termina con versos acerca de las cosas que están llegando a su fin. Hay uno sobre la vida digital después de la muerte. Me interesa lo que pasa cuando la gente fallece y sus cuentas de las redes sociales permanecen en Internet para siempre, como en un extraño mausoleo digital. Me preocupa mucho mi propia mortalidad, me pregunto qué pasará después. Acabar con un grandilocuente clímax era la única manera de terminar un proyecto tan ambicioso, sobre todo después del final de la primera parte, que no fue tan apreciado”.

NOTAS EDITORIALES

“Este trabajo será recordado como parte de una obra más amplia”, le cuenta Yannis Philippakis, líder de Foals, a Apple Music. “Dejamos la primera parte en el punto de máximo suspense y ahora la serie termina con esta segunda parte. Es la historia completa”. Lanzado en marzo de 2019, Part 1 Everything Not Saved Will Be Lost sirvió para que Foals recibiera su tercera nominación a los premios Mercury. Siete meses después nos llega la segunda parte, un rugido de guitarras salvajes acompañadas de reflexiones políticas y sociales que dan paso a la música más contemplativa de su carrera. El final de esta doble obra es conmovedor. Foals nunca ha tenido más energía ni más cosas que decir. “El disco tiene un carácter diferente”, admite Philippakis. “Tiene como un aroma diferente, que puede ser más directo y beligerante, aunque, en el fondo, todo es producto del mismo momento. Todo ha surgido de la misma placa de Petri”. Deja que Philippakis te guíe a través del álbum, canción a canción.
Red Desert
“Jimmy (Smith, el guitarrista rítmico) escribió esto por su cuenta y me sonó como si fuese la banda sonora alternativa de 2001: Una Odisea del Espacio. La canción era perfecta como secuela de la primera parte, así que la quisimos para abrir el álbum, con ese Big Bang. Lo que nos lleva a...”.

The Runner
“Este tema parece haber calado entre la gente. Tiene lugar después de la primera parte y habla de nuestras luchas internas, pero también simboliza la batalla a la que nos enfrentamos como sociedad, para superar problemas más grandes. Intenta mantener la determinación y no caer en la desesperación o el nihilismo. El riff es físicamente gratificante y, cuando empezamos a tocarla en directo, nos dimos cuenta de que iba a convertirse en una canción clave de nuestro repertorio. Además, el solo que escribí suena más a Cream que nada de lo que he escrito antes”.

Wash Off
“Nos encantó regresar al sonido más puro de las guitarras de Foals con esta canción. Queríamos que en la primera mitad del álbum se sintiese una sensación de movimiento. Part 1 sonaba, a veces, más contemplativo y con más texturas, pero, con la primera mitad de Part 2, queríamos crear una sensación de urgencia musical. Las letras también necesitaban ser inquietas, como si estuvieras tratando de escapar de amenazas imaginarias y de paranoias, pero también de amenazas reales. ‘Wash Off’ tiene un toque de alegría con unas letras que aluden a vivir para uno mismo y a esforzarse por aprovechar el día. Quería sacudirme las telarañas. Todo el álbum encierra un cierto miedo a la muerte que, más que en ninguna otra canción, está presente en esta”.

Black Bull
“En cuanto escribimos el riff, supe que la canción debía llamarse ‘Black Bull’ (Toro Negro). Tiene algo pagano y primitivo. Con la letra me imagine una cápsula llena de todos los rasgos masculinos negativos o conflictivos. Delirios de grandeza, arrogancia, orgullo, sentimientos de inmortalidad… Todas esas cosas que tienen este tipo de energía desquiciada. También pensamos en cómo la tocaríamos en directo. Es una canción muy potente. Temas como este y todos los del álbum ‘What Went Down’ son un medio perfecto para expresar ese tipo de rabia”.

Like Lightning
“Es una de las canciones más blues que hemos escrito. Pero solo queríamos proporcionar una cierta gratificación física, como una especie de pisotón sísmico. Da esa sensación de nerviosismo, de paranoia. Hay ciertas fuerzas que te quieren atrapar y tienes que seguir moviéndote, tienes que cuidarte. Básicamente, tienes que sobrevivir”.
Dreaming Of
“Esta empezó como una de las canciones más pop que habíamos escrito, pero la fuimos despopizando y añadimos fragmentos más extraños. Aquí se nota bastante ese movimiento que comentaba antes. Pensaba en Oxford, donde crecimos, y en lo lejos que hemos llegado. Recuerdo los capiteles de la ciudad como un pasado lejano y quería expresar cómo, a menudo, tratamos de liberarnos de nuestro pasado. ‘The Runner’, ‘Wash Off’ y ‘Like Lightning’ van muy bien juntas. Y ‘Dreaming Of’ es como la transición a la segunda mitad”.

Ikaria
“El título hace referencia a la isla a la que Ícaro fue enviado cuando voló demasiado cerca del sol. Ícaro es una gran metáfora de lo que está sucediendo hoy en día en el mundo. A través de todos nuestros procesos tecnológicos y supuestos avances, estamos en un punto en el que podríamos deshacernos, enfrentándonos a la extinción. Me gusta que esté unida a la mitología griega, pero también a los temas más profundos del álbum. La canción te da un respiro antes de pasar a la segunda parte, que es más onírica. Cuando estábamos secuenciando el disco, sentimos que ‘Ikaria’ lo guiaba perfectamente hacia su final. Pasa de la primera mitad, más oscura, a prepararse para partir y terminar con todo”.
10,000 Feet
“Cuando estábamos tocándola en el local me venían imágenes de caídas. Bailar a miles de metros, en el cielo, y luego caer. Es en parte por eso que también ‘Ikaria’ se llama así. Sentíamos que tenía un aire ligero, muy abierto y muy pesado al mismo tiempo. La estrofa está arriba, en el aire, y luego en el riff y el estribillo caes de golpe al suelo. En la letra hablamos acerca de convertirte en un anillo de boda. Y es que un arquitecto de México pidió que sus cenizas fueran convertidas en un anillo de diamantes. Es una imagen que se me quedó grabada. Es una forma de permanecer vivo para siempre… Convertirte en un diamante a través de tus cenizas. Me pareció macabro y bonito a la vez”.
Into the Surf
“Esta es probablemente la canción más tierna de los dos álbumes. Quería aprovechar ese anhelo y esa melancolía de estar separado de tu tierra, esperar el regreso de un ser querido pero que nunca llegue. Me resultó una canción muy fácil de escribir. También estás entrando en la etapa final del álbum. Me gusta el hecho de que las canciones sobre la mortalidad estén al final. Cuando te metes en la decimoctava canción de un proyecto de dos álbumes, no hay más alternativa que dar vueltas hacia la salida”.
Neptune
“De todas las canciones que hemos escrito esta es una de las que más nos gustan. Teníamos la estructura central y, al hacer las tomas en vivo en el local, decidimos incluir la improvisación de la mitad. Es básicamente una grabación inédita de la que nos enamoramos. La metimos tal cual, con algunos sintetizadores y voces de fondo por encima. En cuanto a las letras, hablan del final del viaje. En la primera parte hemos ido desde el Reino Unido, con sus distritos blancos, sus zorros y todas sus amenazas, en canciones como ‘Exits’, por ejemplo. Pero luego intentamos encontrar refugio en Grecia, donde todavía no hay refugio que encontrar. Termina con versos acerca de las cosas que están llegando a su fin. Hay uno sobre la vida digital después de la muerte. Me interesa lo que pasa cuando la gente fallece y sus cuentas de las redes sociales permanecen en Internet para siempre, como en un extraño mausoleo digital. Me preocupa mucho mi propia mortalidad, me pregunto qué pasará después. Acabar con un grandilocuente clímax era la única manera de terminar un proyecto tan ambicioso, sobre todo después del final de la primera parte, que no fue tan apreciado”.

TÍTULO DURACIÓN

Más de Foals