11 canciones, 40 minutos

NOTAS EDITORIALES

Más de una década después de su debut con Shinoflow, apenas queda rastro en Carlos Sadness del peculiar hip-hop de El presidente de los Estados de Ánimo. A cambio, las melodías resplandecientes de La idea salvaje insisten en el pop íntimo de sabor ochentero que convirtió Las ciencias celestes en una de las grandes revelaciones del indie español en 2012. En canciones tan redondas como la efervescente “Qué electricidad” y el irresistible guiño a New Order de “Sputnik (el día que dejaste la Tierra)” el barcelonés demuestra una vez más que no hay etiquetas para definir su talento.

NOTAS EDITORIALES

Más de una década después de su debut con Shinoflow, apenas queda rastro en Carlos Sadness del peculiar hip-hop de El presidente de los Estados de Ánimo. A cambio, las melodías resplandecientes de La idea salvaje insisten en el pop íntimo de sabor ochentero que convirtió Las ciencias celestes en una de las grandes revelaciones del indie español en 2012. En canciones tan redondas como la efervescente “Qué electricidad” y el irresistible guiño a New Order de “Sputnik (el día que dejaste la Tierra)” el barcelonés demuestra una vez más que no hay etiquetas para definir su talento.

TÍTULO DURACIÓN

Más de Carlos Sadness

También te puede interesar