14 canciones, 51 minutos

NOTAS EDITORIALES

Michael Kiwanuka no da la impresión de ser de los que titula un disco con su nombre y encarga para la portada un retrato digno de un rey. Al fin y al cabo, hablamos del cantante al que Kanye West invitó a participar en las sesiones de grabación de Yeezus de las que acabó marchándose haciendo mutis por el foro, aquejado de una especie de síndrome del impostor. La falta de confianza en sí mismo parece perseguirlo desde incluso antes de que su álbum de debut, Home Again, fuese nominado para un Premio Mercury en 2012. “Sé que es irracional, pero siempre me he sentido así”, le cuenta a Apple Music. “Es una forma de pensar que te mantiene despierto pero, al mismo tiempo, resulta frustrante. Me gustaría poder hacer las cosas sin preocuparme tanto y tener más confianza en mí mismo como artista”.
Esas ideas sobre la identidad le hicieron reflexionar en los muchos intérpretes que ocultan su verdadero yo tras un personaje, ya sea en el escenario o en los medios, inspirándole a titular su tercer disco KIWANUKA en un acto que él llama anti-alter-ego. “Es como una especie de declaración de intenciones dirigida hacia mí”, indica. “Quiero ser capaz de decir: ‘Este soy yo, llueva o truene’. A la gente le podrá gustar más o menos, pero al menos sabrá quién soy”. Ya sabíamos que se trataba de un cantante y compositor de enorme talento, pero con este trabajo le vemos dar un paso adelante en lo que a ambición e imaginación se refiere. Con Danger Mouse e Inflo a los controles, los mismos que produjeron Love & Hate en 2016, estas canciones propulsan su particular fusión de soul y folk hacia la psicodelia, el fuzz rock y el pop de cámara, en un viaje a través del cual nos guía, canción a canción, el propio artista.

You Ain’t the Problem
“Es una celebración, es mi canción de amor a la Humanidad. A veces olvidamos lo maravillosos que somos. Buena parte de la culpa la tienen las redes sociales y sus filtros para ocultar lo que creemos que no gustará a los demás o que no es lo que se espera de nosotros. Empiezas pensando en las cosas de ti mismo que crees que no están bien y acabas cuestionando quién eres en realidad o quién estabas destinado a ser. Quería escribir una canción que dijese ‘Tú no eres el problema. Lo que tienes que hacer es profundizar en ti mismo’. De ahí surge la magia, no de cortar y erosionar tu verdadera esencia”.

Rolling
“‘Rolling with the times, don’t be late’ (Avanza con los tiempos, no te retrases). Supongo que, para mí, todo gira en torno a ser artista. Seguía intentando hallar mi lugar y pensando en las cosas que puedes hacer para asegurarte de que encajas y de que estás al tanto de todo lo que pasa, ya sea publicando historias en las redes o estando al día de lo que se lleva y de cuáles son los sellos más molones. También puede ser que estés en la treintena y no te hayas casado ni tengas hijos, y la gente te pregunte ‘¿Cómo así?’. Rodar con los tiempos se refiere a ir a tu bola. La escribí pensando en los Stooges y en discos franceses como los de Serge Gainsbourg, con esos extraños sonidos distorsionados. Quería hacer una canción que sonara un poco loca”.

I’ve Been Dazed
“Eddie Hazel, de Funkadelic, es mi guitarrista favorito. Solía utilizar un tipo de acordes que los hacía sonar como himnos, y en esta canción hay algo de eso. La letra es bastante melancólica y habla de despertar de una pesadilla en la que sigues los pasos de alguien y te menosprecias a ti mismo. Es justo lo que digo que hay que combatir en ‘You Ain't the Problem’. Algo en plan ‘Tío, he tenido esta especie de pesadilla y quiero salir de ella, estoy listo para hacerlo’”.

Piano Joint (This Kind of Love) [Intro]
“Cuando era adolescente, huía de todo con la música, como si me teletransportara al mundo del artista que estaba escuchando. Con este disco quería crear esa sensación. Era tan real que no había posibilidad de escapar de aquello. Ni siquiera en los silencios entre pistas, era como si todo fuese una única y larguísima canción. Había temas que se fundían con el siguiente, pero otros necesitaban un pequeño interludio o transición. Esta intro surgió mientras trasteaba con el bajo e Inflo tocaba el piano. Empecé a cantar a lo Marvin Gaye en uno de sus profundos, oscuros y melancólicos discos de los 70 y a Danger Mouse se le ocurrió la idea de bajarle el tono para que sonase diferente, y así fue como quedó”.

Piano Joint (This Kind of Love)
“Siempre me han gustado las canciones melancólicas, cuanto más tristes, mejor. Con esta canción tuve la oportunidad de ejercitar un poco esa faceta mía. Al principio iba a ser una balada de piano, pero luego se me ocurrió meterle algo de batería. Inflo es muy buen batería, así que me senté junto a él con el bajo y lo que sacamos sonó realmente bien. La escribí pensando en Gil Scott-Heron y el soul de la Costa Este de los 70. Los arreglos de cuerda los hizo Rosie Danvers, con quien ya había trabajado en mi disco anterior. Le dije que era mi canción favorita y que quería que hiciese algo muy bonito, y la verdad es que la tía lo clavó”.

Another Human Being
“Mientras estábamos trabajando en los interludios, Danger Mouse trajo al estudio un montón de samples. Este en concreto es de un telediario en el que hablaban de las protestas por los derechos civiles en los 60 y me pareció que encajaba a la perfección con ‘Living in Denial’, cambiándola por completo. Una vez más, se nota mi obsesión con los 70, pero lo cierto es que las décadas de los 60 y 70 son fundamentales para la población negra de Estados Unidos. Todo esto le aporta seriedad al disco. Tiene mucho que ver con mi identidad, con mi nombre y con quien soy, y me da un montón de confianza para seguir siendo yo mismo”.

Living in Denial
“Así es como sonamos Inflo, Danger Mouse y yo cuando somos nosotros mismos y nos compenetramos. Sin discusiones, dejando que suceda y sin pensar en ello. Tratábamos de sonar como un grupo de soul, del estilo de The Delfonics, The Isley Brothers, The Temptations o The Chambers Brothers. Una vez más, la letra habla de la búsqueda de aceptación. No tienes que buscarla, acéptate a ti mismo y quien quiera estar contigo lo hará”.

Hero (Intro)
“Esta fue la última canción que terminamos. Acabábamos de hacer la intro de ‘Piano Joint’ y se me ocurrió bajarle también el tono y hacer con ella algo que no habríamos hecho con un tema de puro rock ‘n’ roll”.

Hero
“La de ‘Hero’ fue una de las letras que más me costó sacar. Tenía la música y la melodía desde hacía un par de años, pero cada vez que intentaba escribir algo lo acababa odiando y no podía hacerlo. Un día, leyendo sobre Fred Hampton, de las Panteras Negras, empecé a pensar en toda la gente a la que mataron, o que murió accidentalmente, como Hendrix, y que tanto nos dio en tan poco tiempo. También tuve en mente a leyendas como Bowie y Dylan, tipos que crearon esos personajes extraordinarios que tanto admiramos. Realmente no sabemos cómo eran. Eso me entristece, no porque no me parezca bien, sino porque yo no soy así. En la canción me pregunto, además de si soy o no un héroe, si haciendo ese tipo de cosas me convertiré en alguien a quien todos respetan, en una leyenda. Definitivamente, no es lo mío”.

Hard to Say Goodbye
“En esta se nota mi amor por Isaac Hayes y por las grandes orquestaciones, con esos arreglos de cuerda exuberantes a lo David Axelrod. Flo trajo este sample de una canción de Nat King Cole, de tan solo un acorde, que retorcimos y reprodujimos con una orquesta de 20 personas en el propio estudio. Le metimos contrabajo, contamos con un pianista tan bueno como Kadeem Clarke, nuestro amigo Nathan Allen tocó la batería… Fue todo muy divertido”.

Final Days
“Al principio no estaba muy seguro de cómo encajaría esta canción en el disco. Me parecía que sonaba genial, pero no me convencía del todo. Escribí la letra y pensé que la cosa mejoraba, pero que le seguía faltando algo. El caso es que tenía una atmósfera que me hacía pensar en el espacio, así que le pedí a nuestro técnico, Kennie Takahashi, que me buscase algún sample de temática espacial. Encontramos uno de unos astronautas a punto de estrellarse y nos pareció que le aportaba a la canción justo el punto de emoción que le faltaba. Se me puso hasta la piel de gallina. Más tarde nos enteramos de que era una falsificación, algo que grabaron unos tipos en Italia en los 60 para un proyecto artístico o algo por el estilo”.
Interlude (Loving the People)
“‘Final Days’ sonaba fantástica, pero queríamos que al final fuese en otra dirección. Tenía una melodía sacada de una gramola que encajaba muy bien en ese final, como si se tratase del aterrizaje de una nave espacial, pero se me ocurrió estirarla un poco y hacer algo más con ella. Danger Mouse encontró un sample de John Lewis, el congresista y líder de la lucha por los derechos civiles, que quedaba precioso y conmovedor sobre esos acordes, así que ahí lo pusimos”.

Solid Ground
“Si lo dejamos todo desnudo y lo despojamos de todos los arreglos e interludios, lo que queda es un tipo que se sienta y toca una canción con una guitarra o un piano. Sentí que el disco necesitaba algo así. Rosie hizo un arreglo precioso y luego yo lo terminé todo, porque no había nadie en el estudio y me tocó encargarme de todos los instrumentos excepto de la batería y de alguna otra cosilla. En cuanto a la letra, habla de encontrar un lugar donde te sientas cómodo”.

Light
“Me pareció que ‘Light’ era una bonita pieza para terminar el disco y aportar un poco de luz después de un viaje tan intenso. Quería acabar con un poco de paz, con algo positivo. Para mí, la luz sirve para describir un montón de cosas buenas, ya sean algo obvio como la luz al final del túnel o simplemente un sentimiento de luz en mi corazón. La idea de que se acerca el día es algo relajante y emocionante al mismo tiempo. Es lo que siempre estamos buscando”.

NOTAS EDITORIALES

Michael Kiwanuka no da la impresión de ser de los que titula un disco con su nombre y encarga para la portada un retrato digno de un rey. Al fin y al cabo, hablamos del cantante al que Kanye West invitó a participar en las sesiones de grabación de Yeezus de las que acabó marchándose haciendo mutis por el foro, aquejado de una especie de síndrome del impostor. La falta de confianza en sí mismo parece perseguirlo desde incluso antes de que su álbum de debut, Home Again, fuese nominado para un Premio Mercury en 2012. “Sé que es irracional, pero siempre me he sentido así”, le cuenta a Apple Music. “Es una forma de pensar que te mantiene despierto pero, al mismo tiempo, resulta frustrante. Me gustaría poder hacer las cosas sin preocuparme tanto y tener más confianza en mí mismo como artista”.
Esas ideas sobre la identidad le hicieron reflexionar en los muchos intérpretes que ocultan su verdadero yo tras un personaje, ya sea en el escenario o en los medios, inspirándole a titular su tercer disco KIWANUKA en un acto que él llama anti-alter-ego. “Es como una especie de declaración de intenciones dirigida hacia mí”, indica. “Quiero ser capaz de decir: ‘Este soy yo, llueva o truene’. A la gente le podrá gustar más o menos, pero al menos sabrá quién soy”. Ya sabíamos que se trataba de un cantante y compositor de enorme talento, pero con este trabajo le vemos dar un paso adelante en lo que a ambición e imaginación se refiere. Con Danger Mouse e Inflo a los controles, los mismos que produjeron Love & Hate en 2016, estas canciones propulsan su particular fusión de soul y folk hacia la psicodelia, el fuzz rock y el pop de cámara, en un viaje a través del cual nos guía, canción a canción, el propio artista.

You Ain’t the Problem
“Es una celebración, es mi canción de amor a la Humanidad. A veces olvidamos lo maravillosos que somos. Buena parte de la culpa la tienen las redes sociales y sus filtros para ocultar lo que creemos que no gustará a los demás o que no es lo que se espera de nosotros. Empiezas pensando en las cosas de ti mismo que crees que no están bien y acabas cuestionando quién eres en realidad o quién estabas destinado a ser. Quería escribir una canción que dijese ‘Tú no eres el problema. Lo que tienes que hacer es profundizar en ti mismo’. De ahí surge la magia, no de cortar y erosionar tu verdadera esencia”.

Rolling
“‘Rolling with the times, don’t be late’ (Avanza con los tiempos, no te retrases). Supongo que, para mí, todo gira en torno a ser artista. Seguía intentando hallar mi lugar y pensando en las cosas que puedes hacer para asegurarte de que encajas y de que estás al tanto de todo lo que pasa, ya sea publicando historias en las redes o estando al día de lo que se lleva y de cuáles son los sellos más molones. También puede ser que estés en la treintena y no te hayas casado ni tengas hijos, y la gente te pregunte ‘¿Cómo así?’. Rodar con los tiempos se refiere a ir a tu bola. La escribí pensando en los Stooges y en discos franceses como los de Serge Gainsbourg, con esos extraños sonidos distorsionados. Quería hacer una canción que sonara un poco loca”.

I’ve Been Dazed
“Eddie Hazel, de Funkadelic, es mi guitarrista favorito. Solía utilizar un tipo de acordes que los hacía sonar como himnos, y en esta canción hay algo de eso. La letra es bastante melancólica y habla de despertar de una pesadilla en la que sigues los pasos de alguien y te menosprecias a ti mismo. Es justo lo que digo que hay que combatir en ‘You Ain't the Problem’. Algo en plan ‘Tío, he tenido esta especie de pesadilla y quiero salir de ella, estoy listo para hacerlo’”.

Piano Joint (This Kind of Love) [Intro]
“Cuando era adolescente, huía de todo con la música, como si me teletransportara al mundo del artista que estaba escuchando. Con este disco quería crear esa sensación. Era tan real que no había posibilidad de escapar de aquello. Ni siquiera en los silencios entre pistas, era como si todo fuese una única y larguísima canción. Había temas que se fundían con el siguiente, pero otros necesitaban un pequeño interludio o transición. Esta intro surgió mientras trasteaba con el bajo e Inflo tocaba el piano. Empecé a cantar a lo Marvin Gaye en uno de sus profundos, oscuros y melancólicos discos de los 70 y a Danger Mouse se le ocurrió la idea de bajarle el tono para que sonase diferente, y así fue como quedó”.

Piano Joint (This Kind of Love)
“Siempre me han gustado las canciones melancólicas, cuanto más tristes, mejor. Con esta canción tuve la oportunidad de ejercitar un poco esa faceta mía. Al principio iba a ser una balada de piano, pero luego se me ocurrió meterle algo de batería. Inflo es muy buen batería, así que me senté junto a él con el bajo y lo que sacamos sonó realmente bien. La escribí pensando en Gil Scott-Heron y el soul de la Costa Este de los 70. Los arreglos de cuerda los hizo Rosie Danvers, con quien ya había trabajado en mi disco anterior. Le dije que era mi canción favorita y que quería que hiciese algo muy bonito, y la verdad es que la tía lo clavó”.

Another Human Being
“Mientras estábamos trabajando en los interludios, Danger Mouse trajo al estudio un montón de samples. Este en concreto es de un telediario en el que hablaban de las protestas por los derechos civiles en los 60 y me pareció que encajaba a la perfección con ‘Living in Denial’, cambiándola por completo. Una vez más, se nota mi obsesión con los 70, pero lo cierto es que las décadas de los 60 y 70 son fundamentales para la población negra de Estados Unidos. Todo esto le aporta seriedad al disco. Tiene mucho que ver con mi identidad, con mi nombre y con quien soy, y me da un montón de confianza para seguir siendo yo mismo”.

Living in Denial
“Así es como sonamos Inflo, Danger Mouse y yo cuando somos nosotros mismos y nos compenetramos. Sin discusiones, dejando que suceda y sin pensar en ello. Tratábamos de sonar como un grupo de soul, del estilo de The Delfonics, The Isley Brothers, The Temptations o The Chambers Brothers. Una vez más, la letra habla de la búsqueda de aceptación. No tienes que buscarla, acéptate a ti mismo y quien quiera estar contigo lo hará”.

Hero (Intro)
“Esta fue la última canción que terminamos. Acabábamos de hacer la intro de ‘Piano Joint’ y se me ocurrió bajarle también el tono y hacer con ella algo que no habríamos hecho con un tema de puro rock ‘n’ roll”.

Hero
“La de ‘Hero’ fue una de las letras que más me costó sacar. Tenía la música y la melodía desde hacía un par de años, pero cada vez que intentaba escribir algo lo acababa odiando y no podía hacerlo. Un día, leyendo sobre Fred Hampton, de las Panteras Negras, empecé a pensar en toda la gente a la que mataron, o que murió accidentalmente, como Hendrix, y que tanto nos dio en tan poco tiempo. También tuve en mente a leyendas como Bowie y Dylan, tipos que crearon esos personajes extraordinarios que tanto admiramos. Realmente no sabemos cómo eran. Eso me entristece, no porque no me parezca bien, sino porque yo no soy así. En la canción me pregunto, además de si soy o no un héroe, si haciendo ese tipo de cosas me convertiré en alguien a quien todos respetan, en una leyenda. Definitivamente, no es lo mío”.

Hard to Say Goodbye
“En esta se nota mi amor por Isaac Hayes y por las grandes orquestaciones, con esos arreglos de cuerda exuberantes a lo David Axelrod. Flo trajo este sample de una canción de Nat King Cole, de tan solo un acorde, que retorcimos y reprodujimos con una orquesta de 20 personas en el propio estudio. Le metimos contrabajo, contamos con un pianista tan bueno como Kadeem Clarke, nuestro amigo Nathan Allen tocó la batería… Fue todo muy divertido”.

Final Days
“Al principio no estaba muy seguro de cómo encajaría esta canción en el disco. Me parecía que sonaba genial, pero no me convencía del todo. Escribí la letra y pensé que la cosa mejoraba, pero que le seguía faltando algo. El caso es que tenía una atmósfera que me hacía pensar en el espacio, así que le pedí a nuestro técnico, Kennie Takahashi, que me buscase algún sample de temática espacial. Encontramos uno de unos astronautas a punto de estrellarse y nos pareció que le aportaba a la canción justo el punto de emoción que le faltaba. Se me puso hasta la piel de gallina. Más tarde nos enteramos de que era una falsificación, algo que grabaron unos tipos en Italia en los 60 para un proyecto artístico o algo por el estilo”.
Interlude (Loving the People)
“‘Final Days’ sonaba fantástica, pero queríamos que al final fuese en otra dirección. Tenía una melodía sacada de una gramola que encajaba muy bien en ese final, como si se tratase del aterrizaje de una nave espacial, pero se me ocurrió estirarla un poco y hacer algo más con ella. Danger Mouse encontró un sample de John Lewis, el congresista y líder de la lucha por los derechos civiles, que quedaba precioso y conmovedor sobre esos acordes, así que ahí lo pusimos”.

Solid Ground
“Si lo dejamos todo desnudo y lo despojamos de todos los arreglos e interludios, lo que queda es un tipo que se sienta y toca una canción con una guitarra o un piano. Sentí que el disco necesitaba algo así. Rosie hizo un arreglo precioso y luego yo lo terminé todo, porque no había nadie en el estudio y me tocó encargarme de todos los instrumentos excepto de la batería y de alguna otra cosilla. En cuanto a la letra, habla de encontrar un lugar donde te sientas cómodo”.

Light
“Me pareció que ‘Light’ era una bonita pieza para terminar el disco y aportar un poco de luz después de un viaje tan intenso. Quería acabar con un poco de paz, con algo positivo. Para mí, la luz sirve para describir un montón de cosas buenas, ya sean algo obvio como la luz al final del túnel o simplemente un sentimiento de luz en mi corazón. La idea de que se acerca el día es algo relajante y emocionante al mismo tiempo. Es lo que siempre estamos buscando”.

TÍTULO DURACIÓN

Más de Michael Kiwanuka