10 canciones, 36 minutos

NOTAS EDITORIALES

La alargada sombra de Neil Young se extiende a lo largo y ancho del debut de Band of Horses, pero Everything All the Time no es un trabajo derivativo. Las canciones de Ben Bridwell son demasiado personales para eso: tensas cabalgadas eléctricas de rock punzante y emocional que encuentran un equilibrio perfecto entre lo épico y lo mundano. El ejemplo perfecto es “The Great Salt Lake”, en la que las guitarras cristalinas dan paso a un estribillo de titánica intensidad.

NOTAS EDITORIALES

La alargada sombra de Neil Young se extiende a lo largo y ancho del debut de Band of Horses, pero Everything All the Time no es un trabajo derivativo. Las canciones de Ben Bridwell son demasiado personales para eso: tensas cabalgadas eléctricas de rock punzante y emocional que encuentran un equilibrio perfecto entre lo épico y lo mundano. El ejemplo perfecto es “The Great Salt Lake”, en la que las guitarras cristalinas dan paso a un estribillo de titánica intensidad.

TÍTULO DURACIÓN

Más de Band of Horses

También te puede interesar