11 canciones, 41 minutos

NOTAS EDITORIALES

Mucho antes de que Pink Floyd alcanzaran la fama mundial por obras épicas como The Dark Side of the Moon y The Wall, ya sacudieron las convenciones de la psicodelia con su debut en 1967, The Piper at the Gates of Dawn. Aunque ya habían sorprendido con el single “See Emily Play”, una encantadora obra maestra del pop psicodélico, Piper supuso un paso más allá. Gritos y golpes (“Pow R Toc H”), viajes majestuosos por el universo (“Astronomy Domine”)... la versión de Pink Floyd liderada por Syd Barrett plasmó en disco el sonido que les había hecho merecedores del reconocimiento del UFO Club, templo del sonido underground. Una extraña tregua interrumpe el caos en “Interstellar Overdrive” antes de proseguir con unos poderosos riffs in crescendo. El álbum cierra con “Bike”, el tema más deliciosamente infantil que ha dado la psicodelia británica. 

NOTAS EDITORIALES

Mucho antes de que Pink Floyd alcanzaran la fama mundial por obras épicas como The Dark Side of the Moon y The Wall, ya sacudieron las convenciones de la psicodelia con su debut en 1967, The Piper at the Gates of Dawn. Aunque ya habían sorprendido con el single “See Emily Play”, una encantadora obra maestra del pop psicodélico, Piper supuso un paso más allá. Gritos y golpes (“Pow R Toc H”), viajes majestuosos por el universo (“Astronomy Domine”)... la versión de Pink Floyd liderada por Syd Barrett plasmó en disco el sonido que les había hecho merecedores del reconocimiento del UFO Club, templo del sonido underground. Una extraña tregua interrumpe el caos en “Interstellar Overdrive” antes de proseguir con unos poderosos riffs in crescendo. El álbum cierra con “Bike”, el tema más deliciosamente infantil que ha dado la psicodelia británica. 

TÍTULO DURACIÓN

Más de Pink Floyd

También te puede interesar