11 canciones, 52 minutos

NOTAS EDITORIALES

El noveno álbum de Radiohead es una colección singularmente fascinante de rock cambiante, nanas distópicas y una belleza vasta y espectral. Aunque se escuchan ecos de su pasado (la remota agitación de “Daydreaming”, la febril espiral de guitarras de “Full Stop” o los aterradores arreglos de cuerda de Jonny Greenwood), A Moon Shaped Pool es al mismo tiempo extrañamente familiar y maravillosamente escurridizo, nunca más que en la canción que cierra el disco. La versión de estudio de “True Love Waits”, uno de los temas fijos en sus conciertos desde mediados de los 90, es una meditación al piano de sonido casi ingrávido que flota con exquisita elegancia.

NOTAS EDITORIALES

El noveno álbum de Radiohead es una colección singularmente fascinante de rock cambiante, nanas distópicas y una belleza vasta y espectral. Aunque se escuchan ecos de su pasado (la remota agitación de “Daydreaming”, la febril espiral de guitarras de “Full Stop” o los aterradores arreglos de cuerda de Jonny Greenwood), A Moon Shaped Pool es al mismo tiempo extrañamente familiar y maravillosamente escurridizo, nunca más que en la canción que cierra el disco. La versión de estudio de “True Love Waits”, uno de los temas fijos en sus conciertos desde mediados de los 90, es una meditación al piano de sonido casi ingrávido que flota con exquisita elegancia.

TÍTULO DURACIÓN

Más de Radiohead

También te puede interesar