9 canciones, 33 minutos

NOTAS DE LOS EDITORES

Bruno Mars es un perfeccionista obsesivo. Las canciones de su tercer álbum, el muy esperado 24k Magic, son el resultado de un proceso de años, docenas de demos y versiones, y una atención meticulosa a los detalles. Pero, bajo la sofisticada producción y las melodías cuidadas, lo que encontramos aquí es un regreso sin nostalgia a ese periodo entre los 80 y los 90 en el que el R&B y el hip-hop se entrelazaron en híbridos como el new jack swing. Cómodo en su papel de conquistador amable, Mars viste sus fantasías románticas en texturas brillantes que evocan bolas de espejos, sábanas de seda y amaneceres en buena compañía.

NOTAS DE LOS EDITORES

Bruno Mars es un perfeccionista obsesivo. Las canciones de su tercer álbum, el muy esperado 24k Magic, son el resultado de un proceso de años, docenas de demos y versiones, y una atención meticulosa a los detalles. Pero, bajo la sofisticada producción y las melodías cuidadas, lo que encontramos aquí es un regreso sin nostalgia a ese periodo entre los 80 y los 90 en el que el R&B y el hip-hop se entrelazaron en híbridos como el new jack swing. Cómodo en su papel de conquistador amable, Mars viste sus fantasías románticas en texturas brillantes que evocan bolas de espejos, sábanas de seda y amaneceres en buena compañía.

TÍTULO DURACIÓN

Más de Bruno Mars

Quizás te interese